Cargando contenido

El presidente ruso, de 65 años, está en el poder desde el año 2000.

Vladimir Putin
Presidente de Rusia, Vladimir Putin
AFP

El presidente ruso, Vladímir Putin, ganó las elecciones presidenciales celebradas en Moscú con un 73,9 % de apoyo, según un sondeo a pie de urna difundido por el centro de estudios de opinión pública VTSIOM.

En segundo lugar quedó el candidato comunista, Pável Grudinin, con un 11,2 %, seguido por el ultranacionalista Vladímir Zhirinovski, con el 6,7 %. 

El presidente ruso, de 65 años, que lleva en el poder desde el año 2000, obtiene un cuarto mandato hasta 2024, pero la oposición lo acusó de inflar la participación con métodos fraudulentos para legitimar unos comicios sin ningún suspense. 

A menos de dos horas del cierre de los últimos colegios electorales, la participación era del 59,5%, según la Comisión Electoral, un nivel más alto que a la misma hora en 2012, cuando Putin regresó al Kremlin tras su paso por el puesto de primer ministro. 

El principal opositor, Alexei Navalni, apartado de las elecciones por una condena judicial, acusó al Kremlin de aumentar artificialmente la movilización rellenando las urnas u organizando el transporte masivo de electores hacia los colegios electorales. 

"Necesitan participación. El resultado es que la victoria de Putin con más del 70% [de los votos] se ha decidido de antemano", dijo Navalni a la prensa, asegurando que la participación real era inferior a la de 2012. 

La ONG Golos, especializada en la vigilancia de elecciones, ofreció un mapa de los fraudes en su sitio web, en el que denunciaba  2.472 irregularidades como el relleno de urnas, votos múltiples u obstáculos a la labor de los observadores

La presidenta de la Comisión Electoral, Ella Pamfilova, consideró sin embargo "que no había tanta irregularidades". 

El equipo de campaña de Putin anunció, por su parte, 200 irregularidades. Un portavoz de éste, Andrei Kondrachov, añadió "que hubo provocaciones (...) destinadas a desacreditar las elecciones. 

Las autoridades hicieron una campaña masiva de información e incitación al voto, facilitando el voto fuera de las circunscripciones de residencia pero también, según la prensa, presionando a funcionarios o estudiantes para que voten.

Según militantes de la oposición, la policía trasladó electores en autobús hacia los colegios electorales y se distribuyeron cupones de reducción entre los electores.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido