El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó al ministerio de Defensa que comience a retirar las fuerzas rusas de Siria a partir del martes, un repliegue que el Kremlin dijo se acordó con el presidente sirio, Bashar al Asad.

"La tarea encomendada al ministerio de Defensa y a las fuerzas armadas ha sido cumplida por lo que ordené al ministerio de Defensa que a partir de mañana comience el retiro de la mayor parte de los contingentes militares de la República Árabe de Siria", dijo Putin al ministro, Sergei Shoigu, en un comentario televisado.