Corea del Norte acusó a Estados Unidos de "chantaje nuclear" en unas conversaciones con un alto responsable de la ONU, pero aceptó comunicarse regularmente con Naciones Unidas, indicó el gobierno norcoreano.

El diplomático estadounidense Jeffrey Feltman, secretario general adjunto de Naciones Unidas para Asuntos Políticos, llegó a Pekín tras una visita de cinco días en Pyongygang con el fin de rebajar la crisis en la península coreana.

Esta visita excepcional empezó una semana después de que Corea del Norte lanzara, el 28 de noviembre, un misil balístico intercontinental (ICBM) capaz de alcanzar territorio continental de Estados Unidos, según expertos.

Durante su visita, la primera de un diplomático de la ONU de este nivel desde 2010, Feltman se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores Ri Yong-Ho y su viceministro Pak Myong-Kuk, anunció la agencia de prensa oficial norcoreana KCNA.

"Durante estas entrevistas, nuestra parte declaró que la política de hostilidad de Estados Unidos respecto a la RPDC y su chantaje nuclear son responsables de la actual situación de tensión en la península coreana", declaró la agencia.

Además, la República Popular Democrática de Corea (RPDC, nombre oficial de Corea del Norte) acordó con la ONU "regularizar las comunicaciones para visitas a diversos niveles", informó KCNA.

La agencia no mencionó ningún encuentro con el líder norcoerano Kim Jong Un.

Feltman efectuó su visita justo después de que Estados Unidos y Corea del Sur llevaran a cabo el ejercicio aéreo conjunto más importante jamás efectuado.

Para Pyongyang, las maniobras regulares organizadas por Estados Unidos en la península junto a las fuerzas surcoreanas, "muestran su intención de preparar un ataque nuclear preventivo sorpresa contra la RPDC", según indicó KCNA el sábado.

Por su parte, Feltman no hizo ninguna declaración a los periodistas presentes el sábado en el aeropuerto de Pekín a su llegada, procedente de Pyongyang.

Por: AFP