Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

agenciaefe
Antivacunas en Canadá
Antivacunas en Canadá.
AFP

La provincia canadiense de Quebec está considerando establecer un impuesto especial a las personas que no estén vacunadas contra la covid-19, por "las consecuencias" que supone para el sistema sanitario provincial el costo de la atención a pacientes que se han negado a recibir las vacunas.

La propuesta de Quebec, dada a conocer por el primer ministro provincial, Francois Legault, se produce pocos días después de que el ministro de Salud de Canadá, Jean-Yves Duclos, declarase que las provincias canadienses tienen que plantearse hacer obligatoria la vacunación contra la covid-19.

Legault afirmó hoy en una rueda de prensa que la actitud de los antivacunas tiene "consecuencias" para el sistema sanitario y no es justo que el resto de quebequeses tengan que pagar por su negativa.

Lea aquí: Boris Johnson se disculpa por asistir a "evento" en pleno confinamiento

El primer ministro añadió que los negacionistas "ponen una carga muy importante" en el sistema sanitario y que es "normal" que la mayoría de la población exija una respuesta a su actitud. 

En las últimas semanas, el rápido aumento del número de casos de covid por la variante ómicron ha provocado la saturación de los sistemas sanitarios del país. En los últimos 40 días, desde que ómicron se detectó en Canadá, el país ha contabilizado más casos confirmados de covid-19 que en todo 2020.

La presión sobre el sistema sanitario forzó este martes a la provincia de Ontario, la más poblada de Canadá, a permitir que 300 profesionales sanitarios con titulaciones extranjeras puedan trabajar en hospitales.

También lea: Rechazan intento de Facebook por bloquear demanda que lo declaraba monopolio en Internet

Este personal se sumará otros 5.700 trabajadores extra, entre ellos estudiantes de enfermería, estudiantes de medicina y otros estudiantes de programas sanitarios, que serán contratados en las próximas semanas para intentar aliviar la presión.

Pero la idea de imponer un impuesto a los no vacunados que no tengan una exención médica ya ha empezado a ser disputada por algunos sectores.

En Facebook, un grupo de quebequeses opuestos a las vacunas calificó el anuncio de Legault como una estrategia de "guerra psicológica" y advirtieron que recurrirán a los tribunales si el Gobierno de Quebec finalmente impone el impuesto.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.