Cargando contenido

La condena finalizará el próximo año mientras es investigada por un caso de corrupción.

Keiko Fujimori
AFP

La jueza del Supremo Susana Castañeda resolvió reducir la prisión preventiva contra la líder opositora peruana, Keiko Fujimori a 18 meses,  que se cumplirán el 30 de abril de 2020, mientras es investigada por los presuntos aportes de la empresa brasileña Odebrecht a sus campañas de 2011 y 2016.

Castañeda emitió su voto dirimente en el recurso de casación presentado por la defensa de Fujimori ante la Corte Suprema de Justicia, que buscaba la revocación de su detención preventiva por 36 meses.

En contexto: Keiko Fujimori seguirá en la cárcel

De igual forma, la magistrada redujo la prisión preventiva contra el exasesor de Fujimori, Pier Figari y contra el exjefe de campaña, Jaime Yoshiyama de 36 a 18 meses.

En el caso de Figari la detención vencerá el 14 de mayo de 2020 y la de Yoshiyama, exministro del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), el 10 de septiembre de 2020.

La jueza explicó que los 36 meses de prisión preventiva dictada para Fujimori, Figari y Yoshiyama corresponde a casos de crimen organizado, pero que no es posible establecer una diferencia entre el peligro de fuga y el de obstaculización a la justicia, invocados por la Fiscalía.

Lea además: Expresidente Fujimori fue hospitalizado por problemas cardíacos

Castañeda resolvió también la excarcelación del extesorero del partido Fuerza Popular, Luis Mejía Lecca, y dictarle comparecencia e impedimento de salida del país.

Mejía Lecca es uno de los colaboradores de la Fiscalía, que se presume han entregado información sobre los cócteles de recaudación de fondos realizados durante la campaña electoral de 2016, en los que supuestamente se registraron los aportes de Odebrecht como procedentes de sus simpatizantes.

Un sobrino de Yoshiyama confesó al fiscal del caso, José Domingo Pérez, que su tío le pidió buscar amigos para ingresar 800.000 dólares, en efectivo, a las cuentas del partido como supuestos aportes de campaña.

El exsuperintendente de Odebrecht en Perú Jorge Barata declaró al fiscal Pérez que entregó un aporte de un millón de dólares para la campaña de Keiko Fujimori en 2011.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido