El ejército sirio utilizó gas neurotóxico en los supuestos ataques a Jan Sheijun y también en otras tres ofensivas que le son imputadas, afirmó la organización Human Rights Watch (HRW). Hay una "tendencia clara" de la utilización de armas químicas que podrían costar al régimen sirio acusaciones por crímenes de lesa humanidad, de acuerdo con un informe de esta organización de defensa de los derechos humanos con sede en Nueva York. Las fuerza del presidente sirio Bachar al-Asad lanzaron progresivamente ataques de cloro y comenzaron a utilizar cohetes de cloro en los combates cerca de Damasco. "La utilización por el Gobierno sirio de gas neurotóxico sube la escalada mortífera - y la tendencia es clara", declaró Kenneth Roth, director general de la ONG. "En el curso de los últimos seis meses, el gobierno utilizó los aviones, los helicópteros y a los soldados en el terreno para dispersar cloro y gas sarín en Damasco, Hama, Idleb y Alepo", indicó. La organización entrevistó a 60 testigos y estudió las fotos y los vídeos del presunto ataque a Jan Sheijun el 4 de abril, que provocó la muerte de 87 personas y otros ataques con gases neurotóxicos en diciembre de 2016 y de marzo de 2017. Por AFP