Un terremoto de una magnitud de 5,2 según el Centro Sismológico de la Universidad de Teherán se dejó sentir con claridad el miércoles en la capital iraní.

Centenares de habitantes salieron a las calles tras el sismo, que afectó a Teherán poco antes de las 23H30  y que duró una decena de segundos, según periodistas  y testigos.

Las autoridades no informaron en un primer momento de daños o víctimas.

Según la televisión pública iraní, el sismo se sintió en las provincias de Teherán, Alborz, Qom, Qazvín, Mazandarán y Markazí, en el norte de Irán.

Su epicentro fue localizado a unos cuarenta kilómetros al oeste de la capital, que tiene 8,5 millones de habitantes.

"Pedimos a la gente que conserven la calma en la medida en la que la circulación en sí misma podría crear problemas", declaró a la televisión Mortza Salimi, jefe de las operaciones de rescate de la Media Luna Roja iraní, después de que el número de coches que circulan por las calles aumentara bastante de golpe.

Poco después de medianoche, la situación en algunos barrios de la capital parecía haber vuelto a la calma.

 

Por: AFP