Twitter de la ministra

La primera ministra británica, Theresa May y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker lograron llegar a un preacuerdo en torno al Brexit en donde Reino Unido se compromete a pagar la factura de salida cercana a 60 mil millones de euros, y además, a no imponer una frontera dura a los irlandeses. La funcionaria también indicó que, "el acuerdo es justo para el contribuyente británico, lo que permitirá al país en el futuro invertir más en nuestras prioridades nacionales". A su turno, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aseveró que es necesario que se continúe con la negociación y se pase a la segunda etapa para consolidar lo más pronto posible un acuerdo total. El Consejo Europeo, que reagrupa los mandatarios del bloque, deben dar ahora su visto bueno al análisis del ejecutivo comunitario, indicó la Comisión en un comunicado, lo que permitiría empezar a discutir un eventual período de transición de dos años tras la salida de Reino Unido, prevista el 29 de marzo de 2019. Tusk: El "reto más difícil" de las negociaciones del Brexit está por llegar El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió este viernes que el "reto más difícil" en las negociaciones del Brexit está todavía por llegar, después que la Comisión Europea y Londres alcanzaran un acuerdo provisional sobre los términos del divorcio. "El reto más difícil está aún por delante. Todos sabemos que separarse es difícil, pero separarse y construir una nueva relación es mucho más difícil", apuntó Tusk que se dijo "satisfecho" con el acuerdo anunciado este viernes, un "éxito personal" de la primera ministra británica, Theresa May. Sin embargo, Tusk, que coordina los trabajos de los mandatarios europeos, lamentó que se dedicara "tanto tiempo a la parte más fácil" de la negociación y sólo tengan ahora "menos de un año" para negociar un acuerdo de transición y el marco de la futura relación entre Londres y sus todavía socios europeos. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y la primera ministra británica anunciaron en la mañana del viernes en Bruselas un acuerdo provisional sobre los términos del divorcio, que ahora deben validar en una cumbre el resto de mandatarios europeos. Los dirigentes del bloque querían "progresos suficientes" en esta primera fase de negociación, que abordó la liquidación financiera, los derechos de los expatriados y la cuestión de frontera en la isla de Irlanda, antes de empezar a hablar del futuro. Respecto al período de transición de dos años a partir de la salida de Reino Unido el 29 de marzo de 2019, como propuso Londres, el jefe del Consejo Europeo indicó que, durante ese período, Londres deberá respetar las leyes europeas, los compromisos financieros y la supervisión de la justicia europea. Aunque los británicos seguirán formando parte durante esos dos años del mercado único europeo y de la unión aduanera, "la toma de decisiones en la UE continuará entre los 27 Estados miembros, sin Reino Unido", advirtió Tusk. Sobre el futuro marco de relaciones, el líder europeo indicó que propondrán conversaciones exploratorias al respecto y reclamó, en este sentido, "más claridad" a Londres sobre lo que quiere. "Por nuestra parte, estamos listos para comenzar a preparar una estrecha asociación entre la UE y Reino Unido en comercio, pero también en lucha contra el terrorismo y el crimen internacional, así como en seguridad, defensa y política exterior", agregó. Por: RCN Radio con AFP