Cargando contenido

El país contabiliza 30.615 fallecidos por COVID-19 y 207.000 personas contagiadas.

Coronavirus en Reino Unido
Coronavirus en Reino Unido
AFP

El Gobierno británico extendió este jueves el confinamiento obligatorio de la población por tres semanas más, a la espera de que el primer ministro, Boris Johnson, anuncie el domingo la hoja de ruta que seguirá el país y que incluirá la relajación de algunas medidas desde el próximo lunes.

Así lo aseguró el ministro de Exteriores, Dominic Raab, quien afirmó que el país está listo para pasar a la siguiente fase del confinamiento, que puede implicar el fin de algunas restricciones al rebajarse entre el 0,5 y el 0,9 la tasa de infección, esto es, el número de personas a las que se puede contagiar cuando se contrae el virus.

Lea aquí: Japón aprueba el uso del antiviral remdesivir contra el coronavirus

En la rueda de prensa diaria del Ejecutivo, Raab indicó además que el número de nuevos contagios y muertes diarias también "ha disminuido de forma constante".

Por ley, el Gobierno británico debe reevaluar el plan de confinamiento cada tres semanas, y desde el 23 de marzo, cuando se decretó la obligatoriedad de estar en casa, lo ha extendido en dos ocasiones en vista de que el número de muertos ha escalado significativamente hasta convertirse en el país más afectado de Europa por la pandemia.

Las cifras de este jueves revelaron que el Reino Unido contabiliza 30.615 fallecidos por COVID-19 al sumar 539 nuevas muertes y 207.000 personas contagiadas.

Raab alertó, sin embargo, que el virus "no ha sido vencido aún", sigue siendo mortal e infeccioso", por lo que instó a la población a seguir cumpliendo las medidas de confinamiento en vísperas del puente festivo de este viernes.

Relajación del confinamiento

Johnson, que anunciará el domingo qué medidas se pueden relajar a partir de la jornada siguiente, afirmó hoy que procederá con "máxima precaución" a la hora de dar este paso para evitar una segundo pico de la enfermedad.

Según informó un portavoz del despacho oficial de Downing Street, el objetivo del "premier" es guiarse "por la ciencia y los datos" y "seguir de cerca el impacto de suavizar las medidas de distanciamiento social", al tiempo que no descarta volver a endurecerlas "si fuera necesario" ante un nuevo brote.

Raab destacó que cualquier cambio adoptado será "modesto, progresivo y muy cuidadosamente monitoreado", aunque evitó confirmar si se aprobarán las medidas que apunta la prensa sobre autorizar la vuelta a la actividad de algunos sectores o la posibilidad de hacer deporte más de una vez al día.

Los cambios que detalle Johnson se referirán únicamente a Inglaterra, porque en las regiones de Escocia, Gales e Irlanda del Norte son los gobiernos autónomos los que decretan las medidas, que hasta ahora se han alineado con el criterio de Londres, una tendencia que el jefe del Ejecutivo desea que se mantenga.

No obstante, la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, ha advertido de que esta unidad podría resquebrajarse si las medidas de confinamiento se relajan demasiado en Inglaterra, ya que Escocia tiene una tasa de infección de entre 0.7 y 1, ligeramente superior a la del resto del Reino Unido.

Le puede interesar: Asesor de Guaidó aceptó que pagó para incursión armada en Venezuela

El Gobierno está bajo presión para buscar el complicado equilibrio entre frenar la propagación del virus y relajar las restricciones que permitan una paulatina reactivación de la actividad económica.

El parón de estos meses supondrá, según estimó hoy el Banco de Inglaterra, que la economía británica se contraiga un 14 % este año y que el desempleo aumente desde el 3,9 % actual al 9 % en el segundo trimestre de 2020, siempre que se ponga fin al confinamiento en junio.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido