Cargando contenido

Crecen las protestas en el país sudamericano, pese al llamado a nuevas elecciones.

César Navarro
César Navarro, ministro de Minería de Bolivia.
AFP

El ministro de Minería de Bolivia, César Navarro, renunció este domingo, horas después de que una turba de opositores quemara su casa en la ciudad de Potosí, en medio de fuertes protestas que piden la dimisión del presidente Evo Morales.

"He hecho conocer públicamente mi renuncia; hay momentos muy duros, y hay que preservar a la familia", afirmó Navarro a la prensa, visiblemente afectado, después de que varios manifestantes, denunció, agredieran a su sobrino. 

Por su parte, Víctor Borda, presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia también renunció, alegando los mismos argumentos de Navarro.

Lea también: Evo Morales anuncia que convocará a nuevas elecciones en Bolivia

Las manifestaciones contra el presidente de Bolivia, Evo Morales, seguían en ascenso este domingo en las calles del país, a pesar de que el mandatario convocó a nuevas elecciones tras un informe de la OEA que reveló "irregularidades" en los comicios de octubre.

"No nos moveremos de las calles hasta que el dictador, el asesino se vaya de Palacio", dijo la excandidata Ruth Nina, que preside una asociación de esposas de policías, en las puertas de un cuartel de La Paz, donde se hallan amotinados desde el sábado decenas de uniformados.

Un policía ataviado con una máscara negra, corrobora lo dicho por Nina y anuncia que junto con centenares de jóvenes, continuarán en las protestas contra Morales.

Le puede interesar: Reyes de España viajan a Cuba para una histórica visita

Los policías alzados y los manifestantes civiles se encuentran custodiando la Plaza de Armas, donde está la Casa de Gobierno, para evitar el ingreso de fuerzas campesinas leales a Morales.

Las barricadas en otras calles de la La Paz, donde está la sede del ejecutivo, continuaban mientras el líder de las protestas, Luis Fernando Camacho, cabeza visible de un comité civil de Santa Cruz de derechas, llamaba a continuar en las calles.

El excandidato Carlos Mesa llamó a que "mientras no exista una resolución final a este proceso, convocamos al pueblo a mantener la movilización ciudadana unida, activa, siempre en los marcos de la paz y no violencia".

Las protestas en Bolivia se desataron después de las elecciones presidenciales del 20 de octubre en la que Morales obtuvo su cuarto mandato tras un polémico conteo de votos. La oposición consideró fraudulentos estos comicios.

En Santa Cruz (este), donde incubó la protesta contra Morales, los manifestantes se mantenían en las puertas de los cuarteles policiales, pidiendo la renuncia de Morales, que temprano llamó a la pacificación del país tras la anulación de las elecciones.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido