Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

agenciaefe
Elecciones Estados Unidos
AFP

La afroestadounidense Jessica Mathis tiene 40 años y parálisis cerebral. El 8 de noviembre, día de las elecciones legislativas, nadie podrá ofrecerle agua o comida en el colegio electoral porque esa ayuda ha sido vetada por una ley que dificulta en Georgia ir a votar.

Vive en un modesto apartamento a las afueras de Savannah, una ciudad turística de ese estado de la costa este justo encima de Florida, y se mueve en silla de ruedas. No piensa rendirse pese a los nuevos obstáculos en vigor desde marzo de 2021, pero tiene claro que esa normativa está pensada para "desanimar a la gente negra, con bajos ingresos o discapacitada".

Ella padece también presión arterial alta, forma parte de esos tres colectivos. "Aunque a mí no me hará cambiar de opinión porque mis antepasados murieron por este derecho y ellos pasaron por cosas mucho peores que nosotros ahora", señala en vísperas de la apertura de la votación anticipada este lunes.

Más información: Juan Guaidó reiteró petición de trato humanitario para migrantes venezolanos

La ley aprobada por el Congreso de Georgia, bajo control republicano, no prohíbe solo la entrega de agua o comida. Ha reducido el número de buzones electorales, limitado su horario de apertura o, entre otras disposiciones, incrementado los documentos de identidad necesarios para votar por correo.

Obstáculos que afectan sobre todo a las minorías, más progresistas, en un estado donde el demócrata Joe Biden se impuso a Donald Trump en las presidenciales de 2020 por dos décimas, el resultado más ajustado en todo el país, que obligó a hacer un recuento a mano y que fue contestado sin éxito por los conservadores en los tribunales.

Mathis, graduada en Historia y que ayuda como voluntaria a que la gente se registre o solicite el voto ausente, se ha decantado en el pasado tanto por demócratas como por independientes y esta vez planea depositar su papeleta "lo antes posible" para asegurarse de que no tiene problemas.

Los impulsores de la nueva normativa defienden que se ha hecho en aras de mayores garantías, pero organizaciones como Southern Poverty Law Center, en la que trabaja la abogada Pichaya Poy Winichakul, presentaron una demanda el mismo mes de su entrada en vigor por anticonstitucional.

La "larga" historia de supresión de voto en Georgia, apunta esa denuncia, se remonta a la época posterior a la guerra civil estadounidense (1861-1865), en la que "el Ku Kux Klan recurrió a la violencia generalizada para restablecer la supremacía blanca".

Le puede interesar: Concurso de belleza ofreció un esposo en Canadá como premio, investigan el polémico caso

Su queja se ve reflejada en datos concretos. La red estatal de canales de televisión Georgia Public Broadcasting estima que en 2020 más del 70 % de los electores de ciudades y sus suburbios residían a diez minutos de un buzón electoral, pero ese número ha caído ahora a menos del 50 %, marginando a gente que es menos probable que tenga automóvil.

Georgia no es el único lugar con ese tipo de barreras, pero sí un estado clave porque no tiene un claro favorito y la Administración de Biden no puede permitirse perder su escaño en el Senado si quiere mantener su ajustada mayoría en el mismo.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.