Cargando contenido

La nave cumplirá cuatro meses de desaparecida.

Submarino referencial
De acuerdo con las autoridades locales, el motor del submarino aparentaba estar averiado.
AFP

El pasado miércoles 15 de noviembre, la naval argentina protagonizó una de las tragedias más significativas de ese país. El submarino ARA San Juan, en el que se trasladaban 44 tripulantes desapareció en el Atlántico sur.  

Hasta el momento la Armada argentina no ha logrado detectar la ubicación del sumergible. En la primera semana de búsqueda las condiciones meteorológicas no fueron muy favorables, lo que retrasó el proceso de investigación dentro del mar.  

Los expertos aseguran que se produjo una explosión de hidrógeno ese mismo día a unos 40 metros de profundidad, y  luego a unos 300 metros, la nave se estrujaría por la presión del mar.  

En el mes de diciembre, un medio de comunicación argentino reveló un corto mensaje que hoy, el Clarín, obtuvo en exclusiva de manera íntegra. 

En la madruga de ese miércoles, el teniente de navío Fernando Villarreal, logró comunicarse a través de un teléfono satelital con el comandante del San Juan, quien le informó que “se encontraban navegando en superficie” porque habían “tenido un cortocircuito con principio de incendio en la batería de proa, presumiblemente por ingreso de agua de mar”.   

Siete horas después en una nueva comunicación, el comandante explicó que había ordenado descender a 40 metros de profundidad luego de haber soportado una tormenta con olas de hasta 6 metros en la superficie. La intención del capitán era intentar reparar una parte de la batería por presentar un cortocircuito y principio de incendio. Además, la tripulación necesitaba descansar.  

Antes de cortar la comunicación, el comandante dijo que “estamos fatigados producto del temporal en el que estabamos”. 

Desde la base marítima, se les ordenó que le enviara reportes cada 36 horas ya que estaban convencidos de que no era urgente lo que sucedía, sin contar con el terrible desenlace.   

Pasadas esas horas sin tener contacto, se declaró como desaparecido el San Juan.  EE.UU, Rusia y el Reino Unido, se unieron a la búsqueda de la nave de inmediato, y posteriormente, una docena de países hicieron lo propio sin tener éxito alguno.  

En vista de la dificultad para ubicar al submarino, el Ministerio de Defensa de Argentina ofreció el pasado mes de febrero la suma de 5 millones de dólares de recompensa para "aquellas personas quienes brinden información y datos útiles que permitan dar con el paradero y la ubicación precisa del submarino". 

Fuente

RCN Radio y El Clarín

Encuentre más contenidos

Fin del contenido