Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

agenciaefe
Rodrigo Granda
Colprensa

El embajador de México en Asunción, Juan Manuel Nungaray, negó este miércoles que el exlíder de las Farc Rodrigo Granda estuviera en territorio mexicano cuando llegó la alerta roja de búsqueda y captura solicitada por Paraguay para su extradición.

Tras horas sin conocerse con exactitud ni su paradero ni su fin, Granda, que se encontraba en México para un seminario internacional del Partido del Trabajo (PT), regresó a Colombia sin que las autoridades mexicanas cumplieran la solicitud paraguaya.

"Se activó el código rojo de la Interpol. Al activarse el código, decía inadmisibilidad a que esta persona ingrese a territorio mexicano", dijo Nungaray a la prensa en Asunción tras su reunión con el canciller de Paraguay, Euclides Acevedo, quien lo convocó tras conocerse la noticia del regreso de Granda a Colombia.

Nungaray apuntó que el pedido de Paraguay llegó tarde, por lo que no hubo forma de "coordinar" por el "desfase de tiempo" entre la comunicación oficial y la salida del avión de México a Colombia, en el que viajó Granda. 

Lea aquí: Paraguay confirma que hará el "máximo esfuerzo" para extraditar y juzgar a Rodrigo Granda

"Esta persona siempre estuvo en el área internacional. El segundo punto importante que quiero precisar es que el señor Granda nunca fue detenido por las autoridades mexicanas porque nunca ingresó a territorio mexicano", argumentó.

El embrollo comenzó este martes en la noche cuando se confirmó, luego de que corrieran fuertes rumores, que Granda había sido detenido en México, donde había viajado para participar en un seminario internacional del Partido del Trabajo (PT).

"La detención del señor Rodrigo Granda se produjo por circular roja de Paraguay por secuestro, asociación criminal y homicidio doloso", expresó en ese momento el ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, en Twitter.

Después de concluir con los trámites pertinentes en Migración en el aeropuerto El Dorado de Bogotá y completamente libre, Granda insistió, sin dar más detalles, en que fue el Gobierno colombiano quien decidió "reactivar la circular".

"La orden estaba dormida en Paraguay", dijo a medios una vez pisó tierras colombianas Granda, conocido como el "canciller" de las Farc. 

Según el partido Comunes, Granda había recibido autorización de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) para viajar a México y, por lo tanto, el Gobierno colombiano no podía pedir su detención a las autoridades de otro país.

Paraguay lo requiere por su supuesta implicación en el asesoramiento o colaboración con el secuestro de Cecilia Cubas, hija del expresidente paraguayo Raúl Cubas (1998-1999), quien apareció sin vida el 16 de febrero de 2005, tras cinco meses de búsqueda y pese a un cuantioso pago para su liberación, según un libro del periodista Andrés Colmán.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.