La recompensa tiene un dejo de sabor amargo para Schemidt, por ser él mismo venezolano. "Tengo sentimientos encontrados", dijo.

¿Por qué hay un hombre en llamas en Venezuela? La increíble historia de Ronaldo Schemidt
¿Por qué hay un hombre en llamas en Venezuela? La increíble historia de Ronaldo Schemidt
AFP

Un manifestante venezolano pasa corriendo envuelto en llamas: duró unos 10 segundos, pero detrás de ese instante había toda una vida de experiencia profesional, del ahora famoso fotógrafo Ronaldo Schemidt.

Por esa imagen, símbolo de un país en llamas, Schemidt, fotógrafo de 46 años de la Agencia France-Presse, ganó este jueves el primer premio del World Press Photo, el concurso más prestigioso de fotoperiodismo.

La recompensa tiene un dejo de sabor amargo para Schemidt, por ser él mismo venezolano. "Tengo sentimientos encontrados", dijo.

"Tengo amigos y familiares allá. Sé, igual que todo el mundo, lo que está viviendo Venezuela".

Como siempre en el fotoperiodismo, para ganar el codiciado premio había que estar en el buen lugar en el buen momento. Pero el galardón no fue el mero resultado de circunstancias fortuitas, sino la recompensa a toda una vida dedicada a la profesión.

Schemidt dejó su país natal hace 18 años y vive actualmente en Ciudad de México, donde trabaja para el servicio de fotografía de AFP.

Ha viajado a Venezuela para cubrir casi todas las etapas clave de su historia reciente, documentando la caída en el caos de lo que fuera el pujante país petrolero de su infancia. 

El año pasado cubrió durante dos meses los enfrentamientos casi diarios de manifestantes con las fuerzas de seguridad del gobierno de Nicolás Maduro.

 

En el lugar preciso 

Como el resto de los venezolanos, la propia familia de Schemidt padece la espiral de escasez e hiperinflación que desencadenaron las protestas: cuatros meses de enfrentamientos callejeros que dejaron 125 muertos.

Cuando el 3 de mayo de 2017 se encontraba en el lugar preciso para captar la imagen que se convirtió en la más emblemática de las protestas, él sabía dónde estaba parado.

Al término de una larga e intensa jornada, había decidido seguir a un pequeño grupo de manifestantes que corrían por una calle de lo que fuera un tranquilo barrio residencial de Caracas. 

Al llegar al lugar vio a un vehículo blindado dirigirse hacia un grupo de jóvenes. Los manifestantes habían logrado capturar una moto de la guardia nacional, que exhibían como trofeo.

Pero la moto perdía gasolina y no tardó en prenderse fuego y estallar.

Envuelto en llamas, el estudiante de 28 años Víctor Salazar --que sobrevivió al incidente--  corrió desesperado. Schemidt capturó la imagen en el instante en que pasaba delante de una pared, pintada con el grafiti de una pistola que dispara la palabra "paz".

 

Preparación y adrenalina 

Schemidt se crió en Caracas, donde estudió antropología en la Universidad central de Venezuela, antes de instalarse en México en 2000 para formarse como fotógrafo en Puebla (centro) e iniciarse a los diferentes estilos de fotografía.

Recuerda que a sus profesores les decía que sólo le "interesaba una cosa: el fotoperiodismo".

Schemidt comenzó a trabajar ocasionalmente para AFP en esa ciudad en 2003, antes de ser contratado en la oficina de esa agencia noticiosa en la capital mexicana en 2006.

Además de la crisis venezolana, ha cubierto en años recientes grandes acontecimientos en América Latina, desde el Mundial de Brasil en 2014 a la muerte de Fidel Castro dos años después, pasando por los devastadores sismos de 2017 en México.

Dice que le atraen los acontecimientos que suman a la adrenalina la necesidad de una preparación minuciosa.

"Me gusta estar en el terreno y me gusta esa preparación, saber que vas a estar afuera haciendo un trabajo duro, tratando de conseguir buen material en condiciones muy difíciles", dice.

Pero una buena preparación no necesariamente permite evitar los percances. Ronaldo regresó de Venezuela con heridas leves en una pierna, provocadas por impactos de proyectiles. Y fue sometido a inyecciones contra una reacción alérgica a los gases lacrimógenos.

Fuente
Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido