Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Niños caravana migrantes hondureños
Familia hondureña que migra hacia México.
AFP

RCN Radio habló con los responsables de las actividades de salud mental de Médicos Sin Fronteras (MSF)  que se encuentran en puntos en México de transito obligatorio de miles de migrantes que han emprendido una enorme travesía para lograr llegar a Estados Unidos en busca de un asilo y de oportunidades, lejos de la pobreza y el conflicto que viven en sus países de origen.

Al menos tres puntos al sur de México y dos al norte del país, como Reynosa o Nuevo Laredo, son zonas de concentración de estos migrantes que huyen del riesgo pero sin saber que la situación en México es cada vez más insegura a causa del crimen organizado; además, no tiene capacidad para prestar asistencia humanitaria.  

Esa es la principal preocupación de Néstor Rubiano, responsable de Salud Mental de MSF, un colombiano que prestó sus servicios al país con esa organización, en zonas de conflicto como el Catatumbo y el Chocó; también asistió a afectados de la guerra en medio oriente y ahora, desde hace un año, atiende a migrantes que llegan a México.

Lea además: EE. UU. amplía permiso de trabajo temporal a inmigrantes hondureños

“El grueso de los migrantes –un 60 o 70 %– salen de un contexto violento y llegan a México que no es para nada un país seguro; si comparamos las cifras con Colombia, nuestro país en 50 años de conflicto armado tiene más de 80.000 desaparecidos. México, mas de 45.000 desde que se le declaró la guerra al narco en 2006 y nos podrían llegar a igualar si continúa la escalada de violencia”, dice Néstor.

Audio

[AUDIO] Médicos Sin Fronteras habla de la salud mental de migrantes en México

0:27 5:25

El experto suma a esta preocupación las condiciones propias del viaje y a la estrategia tanto de México como de Estados Unidos para bloquear de alguna forma a los migrantes.  Todo eso, implica distintas afectaciones a la salud mental.

“En la frontera entre Guatemala y México, tuvimos la última semana de septiembre y la primera de octubre, 11 casos de secuestros. Allí estos casos no son comunes, son en cambio comunes los casos de violencia sexual, las golpizas, los robos, torturas y tratos degradantes”

En las personas que viven estas cosas, según cuenta Néstor, se identifican más cuadros de ansiedad o de estrés agudo.

En el norte hay prácticamente secuestros exprés; de 38 migrantes bajo la política migratoria de Estados Unidos del MPP (Protocolos de Protección a Migrantes, que ofrece a las personas esperar en México a que se resuelvan sus solicitudes de asilo), 33 fueron secuestrados el último mes

Tras los secuestros, comunes en el norte, se ven más cuadros de depresión, sobre todo porque pueden vivir todas las violencias al tiempo.

Otro tipo de pacientes son los migrantes que tras haber logrado ingresar a Estados Unidos, o son detenidos o se quieren regresar a sus países, y deben pasar por las estaciones migratorias, las llamadas “hieleras”.

Quienes pasan por allí, según Néstor Rubiano, tuvieron trastornos de estrés agudo como el principal cuadro psicológico de sufrimiento.

En general, teniendo en cuenta todos los perfiles de migrantes, lo que se encuentra es trastorno de estrés agudo, trastorno de ansiedad, y de estrés postraumático.

Adrián Cantú, gestor de actividades de Salud Mental de MSF, también le dijo a RCN Radio que tras los procesos de deportación, son evidentes “la ansiedad, angustia, inseguridad, temor, frustración, depresión, tristeza, desesperanza, sentimientos de culpa por exponer a sus familias; impotencia por no poder hacer más y desilusión por creer que los procesos de asilo eran rápidos”.

En el albergue de Reynosa, según MSF, este año aumentaron a 35 las consultas diarias de migrantes, con un total de 1.366 referencias de atención médica, psicológica y trabajo social por parte del equipo de promoción de salud.

Asimismo, la organización no gubernamental cita que entre junio de 2018 y junio de 2019, tuvieron 2.315 pacientes de salud mental en Reynosa y Matamoros. El 45 % de estos pacientes manifestaron haber sido víctimas de algún tipo de violencia durante la ruta migratoria. De ese 45 %, el 33 % aseguró haber sido agredido físicamente y el 19 % sufrió violencia sexual.

 

Testimonios

RCN Radio tuvo acceso a dos testimonios de migrantes de distintos orígenes, atendidos por MSF y que evidencian la vulnerabilidad de su integridad física y psicológica.

Manuel es un venezolano que huyó de su país por amenazas. “Yo salí de Venezuela porque en realidad no estábamos bien allá. Allanaron mi casa en la cual nos amenazaron de muerte, me cayeron a batazo, me echaron ácido de batería en los pies; mucho maltrato”, cuenta este migrante.

Añade que “lo que quiero es una tranquilidad para mi familia, que mi hijo crezca y juegue, que  mi esposa sea alguien al igual que yo. Uno al niño lo trae como engañado porque lo trae con una ilusión de tener una mejor calidad de vida. Todos estamos esperando un proceso para que mi hijo pueda seguir con su vida porque un trauma que él tuvo es cuando me sacaron la pistola, me la pusieron en la cabeza y ver que a su papá lo van a matar es algo difícil”.

Un segundo testimonio es el de Susana, una joven que salió de Cuba y llegó a Cancún. “Pasé muchas cosas, estuve secuestrada, me violaron, me obligaron a hacer cosas que hasta hoy no puedo superar. Había otra bodega que tenía cubanos y cuando todo aquello salió a la luz entonces esas personas que nos tenían como que tuvieron miedo y se fueron y nosotros pudimos escapar de ese lugar.  Sufrimos violaciones en la mañana, al mediodía, y cuando se les pegaba la gana a esos señores. Fueron muchas cosas que aún hoy no superó eso”, cuenta esta paciente de MSF.

Le puede interesar: PoderPaz dice que unos mil venezolanos han desparecido en Colombia

Recomendaciones de MSF

Es difícil buscar mejoras en escenarios tan poco prometedores como los de estos migrantes  en medio del endurecimiento de políticas migratorias de distintos gobiernos y de violencias diversas.

No obstante, Néstor asegura que jamás dejarían de recomendarles a estas personas dejar de intentar un mejor futuro.  Pero ante lo que implica el retorno a países de origen tan violentos, MSF lo que hace es llamar a los países de tránsito para que ofrezcan mejores servicios para migrantes. “A las personas les recomendamos, en cambio, buscar ayuda cuanto antes con el servicio médico y psicológico”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.