Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Disturbios en Barcelona
AFP

La Policía Nacional española se ha enfrentado este viernes contra un grupo de radicales independentistas que lanzaron piedras y botellas y levantaron barricadas en una manifestación paralela a la gran marcha que tuvo lugar en el centro de la capital catalana, y que se desarrolló sin ningún incidente.

Los alborotadores tenían la intención de avanzar hacia la Jefatura de la Policía Nacional en Barcelona, donde tres jóvenes estudiantes fueron detenidos por arrojar objetos a los agentes que custodiaban el edificio.

Lea aquí: Pedro Sánchez sobre Cataluña: Estado de derecho no puede ceder ante la exaltación

Los concentrados levantaron barricadas, con contenedores de basuras volcados, y encendieron hogueras en medio de la calzada, tras las que se resguardaron para arrojar objetos a la línea policial.

Un fotógrafo que cubría la manifestación resultó herido, con una herida abierta en la cabeza, por uno de los objetos lanzados contra la línea policial.

 

¿Por qué la gente salió a las calles en Cataluña?

Más de veinte camiones antidisturbios de la Policía Nacional se desplegaron para impedir el paso a los radicales, que les han arrojado piedras, bengalas, elementos de pirotecnia, botellas de cristal y otros objetos contundentes.

Los agentes atacaron en varias ocasiones y dispararon salvas para dispersar a los manifestantes violentos, que retrocedieron por la intervención policial pero volvieron a situarse al frente de la manifestación para reanudar sus ataques.

Le puede interesar: Gran huelga independentista: Barcelona paralizada por marchas

Cataluña vive hoy la quinta jornada de disturbios como protesta por la prisión de los nueve líderes independentistas, para quienes el Tribunal Supremo español dictó penas de entre 9 y 13 años por impulsar el proceso soberanista ilegal de 2017.

Además de las decenas de detenidos y heridos registrados hasta el momento se suman los daños urbanos causados por los disturbios, que el Ayuntamiento de Barcelona valora en 1,5 millones de euros.

Comerciantes, sector turístico y patronales empresariales avisaron de las graves repercusiones que pueden tener los disturbios para la imagen internacional de la ciudad y el resto de Cataluña, la llegada de turistas y la actividad económica general.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.