Cargando contenido

"Una señal de unidad y de determinación del Consejo sería muy importante en el actual periodo de ansiedad", dijo

António Guterres
António Guterres
AFP

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, exhortó este jueves al Consejo de Seguridad, dividido desde hace semanas, a mostrarse unido ante la pandemia de coronavirus, que describió como el "combate de una generación".  

"Una señal de unidad y de determinación del Consejo sería muy importante en el actual periodo de ansiedad", dijo Guterres durante la primera reunión, por videoconferencia, de este organismo dedicada a la pandemia.

Lea aquí: Cinco venezolanos fueron expulsados de Colombia por incumplir cuarentena

La sesión, que se suponía tendría lugar a puerta cerrada, acabó tres horas después con un comunicado de pocas líneas de los 15 miembros del Consejo, limitándose a dar su "apoyo" al jefe de la ONU.

"El compromiso del Consejo de Seguridad será crítico para atenuar las consecuencias para la paz y la seguridad de la pandemia de COVID-19", dijo Guterres en un discurso transmitido a la AFP durante la reunión por las misiones diplomáticas que asistieron.

"Para vencer a la pandemia ahora, necesitamos trabajar juntos" y "eso significa reforzar la solidaridad", insistió. 

La embajadora de Estados Unidos, Kelly Craft, aludió a la polémica con Pekín sobre el origen chino del virus, un factor clave en la paralización del consejo.

"El medio más eficaz para contener esta epidemia consiste en recolectar datos precisos y basados en la ciencia, y analizar los orígenes, características y propagación del virus", dijo, según su discurso difundido por su equipo.

Su par chino, Zhang Jun, subrayó que "todo acto de estigmatización y politización debía ser rechazado".

Le puede interesar: Nueva York se afianza como foco mundial de pandemia al superar a España en casos de Covid-19

En nombre de Alemania, al origen de la convocatoria de esta primera reunión del Consejo sobre la COVID-19, el embajador Christoph Heusgen no se ahorró palabras contra los cinco miembros permanentes (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Rusia), lamentando el "silencio ensordecedor" del órgano sobre la crisis sanitaria.

Otros países, como Rusia, China y Sudáfrica, consideran, por el contrario, que la salud no es asunto del Consejo de Seguridad

Francia confirmó que iba a dedicar 1.200 millones de euros a la lucha contra la enfermedad en África, y Estonia empezó su discurso diciendo que "más vale tarde que nunca" para celebrar la reunión, una crítica lanzada a quienes retrasaron el encuentro del Consejo.

Entre ellos, además de Estados Unidos y China, Rusia o Francia, según los diplomáticos.

Liderados por Alemania, nueve de los 10 miembros no permanentes del Consejo habían pedido la reunión, cansados de la inacción del órgano de la ONU ante una crisis mundial sin precedentes. 

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido