Cargando contenido

Brasil registra una de las mayores cifras de contagio en la región.

Jair Bolsonaro
AFP

Un centenar de seguidores del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, rompió el confinamiento este domingo en Sao Paulo, la ciudad más poblada del país y que concentra el mayor número de casos por el COVID-19, para criticar la medidas adoptadas por las autoridades para evitar la propagación del virus.

Ondeando la bandera de Brasil y con camisetas verdes y amarillas que representan los colores que impulsa el Gobierno del líder ultraderechista, los manifestantes exigieron al gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria, levantar la restricción.

Lea además: Boris Johnson fue hospitalizado para someterse a exámenes

Mediante arengas lanzadas a través de megáfonos, criticaron la gestión del mandatario regional mientras levantaban una pancarta en la que pedían su destitución y donde lo calificaban como una "vergüenza" y una "desgracia" para Brasil.

Doria y Bolsonaro han mantenido en las últimas semanas un duro enfrentamiento público a raíz de las medidas de aislamiento social para contener la multiplicación de los casos de la enfermedad del COVID-19, causada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Tapabocas ahora es obligatorio en ciertas condiciones

Mientras que el gobernador del estado más poblado e industrializado de Brasil es partidario del confinamiento para frenar la propagación del virus, Bolsonaro se opone a la restricción, promueve el regreso de la gente al trabajo y hasta ha llegado a calificar como "crimen" a las cuarentenas que rigen en algunos de los 27 estados del país.

Le puede interesar: Duque: El coronavirus no desaparecerá luego de la cuarentena

En el careo que han enfrentado, el mandatario brasileño llegó a tildar de "lunático" a Doria y este señaló en una entrevista a Efe que el jefe de Estado no tenía "las facultades mentales en plenitud para poder liderar el país".

Sao Paulo, con una población de 46 millones de habitantes, similar a la de España, continúa como la región que más casos concentra en todo Brasil, con 4.620 personas infectadas con la COVOD-19 y 275 muertes.

Los manifestantes, entre ellos varias personas de la tercera edad, comenzaron las protestas en la icónica Avenida Paulista y luego marcharon hacia la Asamblea Legislativa, donde las continuaron.

El confinamiento social es una medida para evitar la propagación del virus recomendada científicamente y proclamada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la lucha contra la COVID-19.

Lea también: Asobares puede un implementar un plan de choque para reactivar el sector

Bolsonaro, quien critica fuertemente la medida, considera que la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2, es una "gripecita" de la que solo deben cuidarse las personas mayores, y por la que no se debe frenar a un país entero con medidas de aislamiento social.

Su polémica posición para enfrentar el coronavirus le ha valido una fuerte crítica a su gestión, avalada tan solo por el 33 % de los brasileños.

No obstante, según un sondeo divulgado este domingo por la firma Datafolha, la mayor parte del pueblo brasileño (59 %) piensa que el presidente no debe renunciar a su cargo por la labor que ha desempeñado en el combate contra el COVID-19 y un 52 % opina que tiene las condiciones para seguir gobernado a la potencia suramericana.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido