El Senado aprobó al polémico nominado por el presidente de EE.UU., Donald Trump, para dirigir la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, en inglés), Scott Pruitt, un escéptico del cambio climático, gracias a la mayoría republicana y pese a los intentos de los demócratas de aplazar el voto. La votación se saldó con 52 votos a favor y 46 en contra, con el respaldo de dos senadores demócratas (Joe Manchin de Virginia Occidental y Heidi Heitkamp de Dakota del Norte), y el rechazo de una republicana, Susan Collins, de Maine. Con la ratificación de Pruitt, fiscal general de Oklahoma, EE.UU. se encamina a la desregulación federal y la marcha atrás en las agresivas políticas de defensa medioambiental y contra el cambio climático impulsadas por el expresidente Barack Obama. Por EFE