Cargando contenido

Tras las elecciones de diciembre los independentistas disponen de mayoría absoluta en el Parlamento regional.

Una multitud amarilla y roja reclama un referéndum independentista en Cataluña.
Una multitud amarilla y roja reclama un referéndum independentista en Cataluña.
AFP

El presidente del Parlamento catalán convocó este miércoles un pleno para el jueves por la tarde para investir como nuevo presidente de la región al independentista Jordi Turull, en riesgo de inhabilitación por presunta rebelión y sedición.

"Les anuncio que convoco el debate de investidura del diputado Jordi Turull i Negre para mañana el 22 de marzo a las 17H00 de la tarde", dijo en una breve comparecencia Roger Torrent, tras una acelerada ronda de consultas telefónicas con los diferentes líderes parlamentarios.

"Un honor inmenso. Si el pleno del Parlamento me da su confianza, trabajaré sin descanso por el progreso y la protección de los 7,5 millones de catalanes", dijo el nuevo candidato en Twitter.

Los acontecimientos se precipitaron después de que el juez del Tribunal Supremo a cargo de investigar el intento de secesión catalán del pasado octubre citara a Turull, como exportavoz del gobierno regional, para comunicarle su procesamiento junto a otros cinco dirigentes separatistas.

Investigado por rebelión y sedición, el candidato se encuentra en libertad provisional tras pasar un mes en prisión preventiva y el viernes podría ser nuevamente encarcelado, lo que dificultaría su elección.

Tras las elecciones de diciembre los independentistas disponen de mayoría absoluta en el Parlamento regional pero la justicia les impidió investir a sus dos primeros candidatos, el expresidente instalado en Bélgica Carles Puigdemont y el activista preso Jordi Sánchez.

"Todos somos conscientes de los movimientos y las injerencias que hemos vivido sobre el Parlamento los últimos días y las últimas semanas", dijo Torrent. 

"También se podrían producir estas injerencias el próximo viernes", señaló justificando la acelerada convocatoria criticada por las fuerzas de la oposición.

Cesado de la presidencia catalana por el gobierno español tras la declaración de independencia del 27 de octubre, Puigdemont renunció en marzo a ser reescogido después de que el Tribunal Constitucional prohibiera su elección si antes no se entregaba ante el juez que lo investiga por rebelión y sedición.

Sánchez, encarcelado desde mediados de octubre por su papel en el intento de secesión como expresidente de la influyente asociación independentista ANC, retiró su candidatura este mismo miércoles después de que el Supremo impidiera su salida temporal de la cárcel para ser escogido.

 

Investidura sin garantías 

Por el momento, Turull, abogado de 52 años pero dedicado toda su vida a la política, dispone del apoyo de las dos principales fuerzas independendentistas, su formación Juntos por Cataluña e Izquierda Republicana.

En marzo estas fuerzas anunciaron un programa de gobierno para seguir construyendo la república catalana declarada sin efecto en octubre y celebrar un referéndum sobre su futura constitución.

Pero le faltan todavía dos votos para ser escogido que esperan obtener de la facción más radical del independentismo, la Candidatura de Unidad Popular, que no decidirá su posición hasta dos horas antes del debate.

En caso contrario, todavía podría obtenerlos si los dos diputados independentistas instalados en Bruselas, Puigdemont y un ministro de su gobierno, renuncian a sus escaños y los ceden a compañeros que puedan asistir al debate.

Con esta investidura precipitada de Turull, los independentistas buscan asegurar la elección del gobierno y en caso de que sea enviado a prisión lo haga en calidad de presidente regional.

Sin embargo, para que el cargo sea oficial, su nombramiento debe ser firmado por el rey Felipe VI y debe celebrarse la ceremonia de toma del cargo. 

Si no fuera así, la región seguiría sin gobierno y controlada por el ejecutivo español de Mariano Rajoy, que suspendió de facto su autonomía en octubre.

 

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido