Cargando contenido

Foto: AFP



Un militar norcoreano cruzó al Sur atravesando la zona desmilitarizada (DMZ) que divide la península, anunció el Gobierno surcoreano, un mes después de la espectacular deserción de otro soldado, bajo el fuego del ejército norcoreano.

Los soldados surcoreanos avistaron a este militar, "de no muy alto rango", utilizando unos equipos de vigilancia justo cuando este cruzaba, en medio de una espesa niebla, la DMZ por su parte centro-oeste, logrando llegar a un puesto de vigilancia, precisó un portavoz del ministerio surcoreano de Defensa.

En ese momento no se produjeron disparos, indicó, aunque unos 90 minutos después las tropas norcoreanas dispararon unos veinte tiros de advertencia para disuadir a unos militares norcoreanos que se acercaban a la frontera, al parecer buscando al soldado fugitivo.

Más tarde, se oyeron dos ráfagas de disparos en el Norte, dijo el portavoz, aunque no había indicios de balas en la línea fronteriza.

Esta deserción se produjo un mes después de la efectuada el 13 de noviembre por otro militar norcoreano cerca de la localidad fronteriza de Panmumjom, según unas imágenes difundidas a finales de noviembre y captadas por cámaras de vigilancia.

En las imágenes, se le veía circulando a toda velocidad antes de detenerse cerca de la parte centro-oeste de la DMZ, salir del vehículo y correr hacia el sur bajo el fuego de los soldados norcoreanos que lo perseguían.

Logró llegar a un puesto de vigilancia, donde fue auxiliado por soldados surcoreanos. Estaba herido, al menos, de cuatro balas.

Campos de minas 


Este desertor, Oh Chong-Song, de 24, está hospitalizado desde entonces en Corea del Sur. Fue sometido a varias operaciones para tratar sus heridas de bala en un hospital universitario de Seúl y luego fue trasladado a un hospital militar, según la agencia Yonhap.

Se está recuperando y ya puede ponerse en pie, según la agencia surcoreana. Además, escribió una carta de agradecimiento para el equipo médico que lo atendió.

El exmilitar desea ser abogado, dijo su cirujano, Lee Cook-Jong.

"Explicó que, en el Norte, no podía estudiar mucho por su condición de militar", explicó Lee. "Solo espero que se convierta en un buen ciudadano, sea cual sea el oficio que elija".

En las inmediaciones de la aldea fronteriza de Panmunjom, la DMZ, de 4 kilómetros de largo, está llena de alambradas y de campos de minas, por lo que atravesarla es extremadamente peligroso.

La deserción es la cuarta de un militar norcoreano por la DMZ este año.

Por otro lado, dos civiles norcoreanos pasaron al Sur esta semana. Fueron encontrados en una embarcación improvisada, sin motor, a la deriva frente a la costa oriental de Corea del Sur, según Yonhap, que citaba al ministerio de Unificación.

Desde principios de año, 15 norcoreanos desertaron pasando directamente al Sur, según un recuento del Estado Mayor surcoreano. Una cifra tres veces superior a la de 2016.

Unas 30.000 personas huyeron de Corea del Norte para alcanzar el Sur desde el fin de la guerra (1950-1953), de los que 1.418 lo hicieron en 2016, según el ministerio de Unificación.

Por: AFP