Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Guardias del castillo de Windsor
Guardias del castillo de Windsor
AFP

Al menos trece soldados que custodiaban el castillo de Windsor, una de las residencias de la reina Isabel II, han sido arrestados por violar la cuarentena impuesta dentro de la realeza inglesa, al asistir a una fiesta.  

Lea aquí: Tras firmar jugoso contrato con Netflix, el príncipe Harry paga una deuda a la corona

Según revelaron los medios locales, la tropa conocida como ‘Welsh Guards’(Guardias de Gales), enfrenta hasta un mes de prisión por unirse a un grupo de civiles para beber licor y consumir drogas a las orillas de un río cerca a la fortaleza de la monarca donde desde hace meses se resguarda con su esposo.   

Tras ser descubiertos, los uniformados fueron sometidos a varias pruebas, mismas que revelaron que cuatro de ellos usaron cocaína por lo que serán expulsados del ejercito una vez hayan cumplido los días de prisión en una cárcel militar. 

Se conoció que, para evitar posibles contagios dentro del personal de la realeza, así como en los integrantes de esta familia, se dispuso una serie de reglas, entre ellas la prohibición a los soldados de mezclarse con otras personas. “Ellos no podían reunirse ni con sus familias por órdenes de la reina”, aseguró una fuente.  

Lea también: Encuentran el cadáver de una mujer en el Palacio de Kensington, residencia del príncipe William

“Su personal, incluido su secretario privado, Sir Edward Young, y sus asistentes se han mudado al castillo. No verán a sus familias porque no pueden correr el riesgo por lo que no pueden entrar y salir ya que lo más importante es proteger a la reina y al duque de Edimburgo del virus”. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.