Cargando contenido

Un litro de gasolina de 91 octanos cuesta un bolívar y el de 95, seis. Pero solo un huevo vale 200.000 bolívares por la hiperinflación.

Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
AFP

Con un dólar se pueden comprar 3,5 millones de litros de gasolina en Venezuela, un absurdo que el gobierno pretende revertir con un posible ajuste del precio. ¿Hasta dónde puede llegar Nicolás Maduro sin quemarse las manos?

Gasolina regalada 

Maduro anunció el 29 de julio que revisará los precios de la gasolina y regulará su venta con el 'carnet de la patria', tarjeta electrónica para acceder a subsidios que la oposición considera un mecanismo de "control social".

Como primer paso, entre este viernes y el domingo se realiza un censo de vehículos.

Un litro de gasolina de 91 octanos cuesta un bolívar y el de 95, seis. Pero solo un huevo vale 200.000 bolívares por la hiperinflación, que el FMI proyecta en 1.000.000% para 2018.

El dólar en el mercado negro se negocia a 3,5 millones de bolívares.

Los precios del combustible apenas cubren entre 2% y 4% del costo de producción, según expertos.

"Decir que se regala es poco, pagamos por echarla (...), tenemos que ir a un uso racional", dice Maduro, quien por ahora se guarda los detalles de la medida.

Sin embargo, el tema es tabú desde 'El Caracazo', estallido social que se desató en 1989 por un alza en la gasolina, dejando unos 300 muertos en la capital y poblaciones vecinas, según cifras oficiales.

Aunque cuestionaba los bajísimos precios, el fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013) jamás los tocó, rezagándolos en un país inflacionario.

Maduro autorizó en 2016 el primer aumento en 20 años, de entre 1.328% y 6.566%, pero el valor siguió siendo irrisorio.

La nueva revisión llega en momentos de asfixia, con una economía que no para de caer desde 2014. 

Subsidio inflacionario 

El subsidio a la gasolina le costó a Venezuela unos 10.000 millones de dólares anuales desde 2012, señaló el especialista petrolero Luis Oliveros.

Esta millonaria subvención alimenta un agujero fiscal que el gobierno financia emitiendo dinero, lo que propulsa la inflación, añade.

"Es mentira que el aumento de la gasolina sea inflacionario; el subsidio es hiperinflacionario", apuntó el experto. 

La situación se agrava con el desplome de la producción petrolera, de 3,2 a 1,5 millones de barriles diarios entre 2008 y 2018.

Por ello, la operatividad de las refinerías cayó y las importaciones de combustible se duplicaron. Como triste alivio, el consumo bajó, entre otros, por la salida de circulación de 90% del transporte público ante la falta de repuestos, según gremios.

De acuerdo con la Agencia de Energía de Estados Unidos, Venezuela importa desde ese país 33.600 barriles diarios de gasolina y 36.000 de diésel.

Maduro debe aclarar aún qué pasará con los consumidores que no tengan 'carnet de la patria'.

Con salarios destruidos por la hiperinflación, es improbable acercar siquiera el combustible a precios internacionales, estiman los analistas.

Si ocurriera, llenar el tanque de un auto compacto costaría más de dos años de salario mínimo. 

"El precio está tan rezagado que el aumento quizás sea alto porcentualmente, pero seguirá siendo bajo", dijo Henkel García, director de la consultora Econométrica.

"Chantaje" social 

Según el economista Luis Vicente León, el gobierno se cuidará de que la gasolina siga siendo asequible para todos los bolsillos, con un subsidio mayor a quienes posean el 'carnet de la patria'.

La oposición denuncia que ese documento se ha convertido en una forma de control del gobierno para ampliar su base electoral, debilitada por la crisis que genera escasez de alimentos, medicinas y bienes básicos.

"Si ya chantajea con alimentos y medicinas, ¿por qué no con gasolina?", apuntó Oliveros.

Los 12 millones de carnetizados (más de un tercio de la población) reciben bonos sistemáticamente.

De cualquier modo, el reajuste de la gasolina se da por descontado debido a la eliminación de cinco ceros al bolívar a partir del 20 de agosto. De no hacerse, con la nueva moneda de menor valor -0,50 centavos- se comprarían 50.000 litros.

Delito millonario 

Aunque Maduro promete que las regulaciones erradicarán el contrabando de combustible, éstas podrían tener un efecto contrario al alentar la reventa por parte de quienes más se beneficien del subsidio. "Será difícil de evitar", opina León.

En Táchira y Zulia ya se regula la venta mediante un chip, pero el trasiego se mantiene pese a que los pasos binacionales están militarizados y cerrados al tránsito vehicular.

Con una ínfima inversión "compras una gandola de gasolina y la vendes en 25.000 dólares tras cruzar la frontera. ¿Van a soltar ese negocio?", observó Oliveros, refiriéndose a sectores oficiales que según la oposición controlan el ilícito.

El contrabando genera además desabastecimiento en ciudades como San Cristóbal (Táchira) o Maracaibo (Zulia), en cuyas estaciones de servicio son habituales largas filas de vehículos.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido