Michel Temer. / Foto: AFP

El nuevo presidente brasileño, el conservador Michel Temer, se estrenó este martes en la ONU defendiendo la democracia en su país, en medio del desaire de las delegaciones de varios países latinoamericanos que abandonaron la sala.

En su discurso en el arranque de la Asamblea General de la ONU, Temer afirmó que el juicio político que sacó del poder a su antecesora Dilma Rousseff y lo llevó al poder "transcurrió dentro del más absoluto orden constitucional".

La destitución de la presidenta demostró al mundo que "no hay democracia ni estado de derecho en el que las normas no se apliquen por igual a todos, inclusive a los más poderosos".

No obstante, el proceso de destitución por supuesta manipulación de cuentas públicas ha sido duramente criticado por los simpatizantes de la izquierdista Rousseff.

En medio del discurso de Temer, las delegaciones de Costa Rica, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Cuba y Nicaragua abandonaron la sala de debates de la Asamblea General, dijo el canciller ecuatoriano, Guillaume Long.

"Varios países de forma espontánea, tuvimos el gesto", explicó Long. "Decidimos no escuchar las palabras del presidente".

Long, que acude a la ONU en representación de su presidente, Rafael Correa, dijo que su país rechaza los acontecimientos políticos de Brasil como "un golpe de estado solapado".

"El uso de argumentos administrativos contra el sufragio universal es algo que nos parece muy grave, y sienta un muy mal precedente para la región".

La cancillería de Costa Rica emitió una nota oficial donde explicó su "decisión soberana e individual de no escuchar el mensaje del señor Michel Temer".

Esta reacción "obedece a nuestra duda de que ante ciertas actitudes y actuaciones se quiera aleccionar sobre prácticas democráticas", expresó la cancillería.

Temer tomó las riendas de Brasil de forma definitiva el 31 de agosto, luego de haber asumido como presidente interino en mayo.

Desde entonces imprimió un tono conservador a las políticas de gobierno y prometió severos ajustes para colocar a Brasil nuevamente en la ruta del crecimiento, después de cerrar 2015 con una recesión de 3,8%.

Temer se reunirá el miércoles con inversores y empresarios para presentar las oportunidades de negocios de Brasil.

En Brasilia, una mayoría de 61 senadores se pronunciaron a favor de la destitución de Rousseff, bastante más de los 54 votos (dos tercios de los 81 senadores) que se necesitaban para su condena.

Por: AFP