Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Obama dice que no hay evidencia clara de que ataque en Orlando fue dirigido desde el exterior

Homenaje a las víctimas de Orlando / Foto AFP



El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que no existen pruebas claras para afirmar que la matanza perpetrada este domingo en Orlando (Florida) estuviera "dirigida" por extremistas ni que formara parte de un plan terrorista de mayor escala.

Así lo aseguró el mandatario tras reunirse con su equipo de seguridad nacional en la Casa Blanca para conocer los últimos avances de la masacre, en la que fallecieron 49 personas.

Obama aseguró que las investigaciones, centradas en el ataque como "un acto de terrorismo", aún no han determinado cuáles fueron las motivaciones del presunto autor de la matanza, pero dijo que según los datos recabados se trata de un caso de "terrorismo doméstico".

"El tiroteador estaba inspirado por información muy extremista a través de internet", aseguró el mandatario, que comparó la situación con lo ocurrido en San Bernardino (California) a finales del pasado año, cuando una pareja también influenciada por esta ideología acabó con la vida de 14 personas e hirió a otras 22.

El presunto autor de los hechos, Omar Seddique Mateen, nacido en Nueva York hace 29 años y muerto ayer por disparos de la Policía, juró lealtad al grupo terrorista Estado Islámico (EI) en sus conversaciones telefónicas con los negociadores policiales durante las tres horas que permaneció dentro del club nocturno con una treintena de rehenes, según informó hoy la Policía.

"Aunque luchemos contra el Estado Islámico (EI) y otras organizaciones extremistas en el extranjero, e interrumpamos complots (terroristas), uno de los mayores retos que vamos a tener es esta propaganda que le llega a individuos que terminan motivados para entrar en acción", consideró.

En este sentido, Obama mostró su preocupación por el problema añadido de que estas personas radicalizadas tengan "un acceso fácil" a "armas muy poderosas", como las empleadas por el autor de la matanza.

"Pensamos que es terrorismo e ignoramos el problema que tenemos con las armas. Tenemos que ir tras las organizaciones terroristas y extremistas, pero también tenemos que asegurarnos de que a esta gente no le resulta fácil obtener este tipo de armas", aseveró.

El mandatario indicó en este sentido que Mateen obtuvo las armas de manera legal, ya que no tenía ningún tipo de historial criminal.

"Lo fácil que sea o no obtener este tipo de armas marcará la diferencia en este tipo de casos. No importa la motivación", reiteró el mandatario.

Mateen utilizó un arma corta y un rifle de asalto AR-15, el mismo usado en las matanzas de San Bernardino (2015) y de la escuela Sandy Hook (2012), en la que murieron una veintena de niños y seis adultos.

La policía federal estadounidense identificó a 49 víctimas mortales en el atentado cometido en Orlando, el peor en la historia de Estados Unidos, explicando que el atacante había sido contabilizado en el balance inicial.

"Pienso que lo que se dio en un momento dado, incluía al atacante. Nosotros no incluimos al atacante como víctima", explicó Paul Wysopal, agente del FBI a cargo de la investigación, en una conferencia de prensa.

En la madrugada del domingo, Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano nacido en 1986, entró en un club gay muy frecuentado de Orlando, tomando rehenes durante varias horas, antes de la intervención de las fuerzas especiales de la policía local.

Mateen había declarado lealtad al grupo Estado Islámico en una llamada al 911 luego de comenzar el ataque.

Por su parte, el grupo yihadista Estado Islámico reivindicó el atentado cometido por "un soldado del califato".

Además de los 49 muertos, más de 50 personas resultaron heridas en el tiroteo, algunas en estado grave.

Uno de los heridos, Ángel Colón Jr, de 26 años, describió a su padre un agresor frío, que actuó de forma metódica hasta que irrumpió un equipo de las fuerzas especiales, que se enfrentó al atacante hasta matarlo.

"Pasaba delante de cada persona que estaba tirada en el suelo y le disparaba, para asegurarse de que estaba muerta", explicó su padre, que también se llama Ángel Colón, al salir del hospital Orlando Regional Medical Center.

La descripción recuerda a lo ocurrido la noche del 13 de noviembre pasado en la sala Bataclan de París, donde 90 personas murieron en una toma de rehenes seguida de un asalto de las fuerzas del orden.

Seddique Mateen, padre del autor de la matanza expresó su "tristeza" en un video colgado el lunes en su página Facebook, y afirmó que le corresponde "a Dios juzgar a los homosexuales".

"Le corresponde a Dios juzgar a los homosexuales por sus actos, no a sus servidores. Estoy entristecido por esta noticia. Que Dios guíe a la juventud y le permita seguir el verdadero Islam", declara Seddique Mateen, vestido con traje oscuro y corbata roja y negra, en idioma dari, uno de los dos oficiales de Afganistán, frente a una bandera afgana.

"Estoy tan entristecido por este incidente, y así lo he dicho a los norteamericanos", asegura, en un mensaje de tres minutos, dirigido al "buen pueblo de Afganistán y a todos mis compatriotas" en el que alude a la muerte de su hijo, abatido por la policía.

Reacciones


Líderes musulmanes de Estados Unidos, el papa Francisco y dirigentes de todo el mundo condenaron el ataque, considerado como el peor acto terrorista en suelo estadounidense desde los del 11 de setiembre de 2001.

De forma simbólica, la Torre Eiffel de la capital francesa se iluminará la noche de este lunes con los colores de la bandera arcoiris.

El FBI admitió que Omar Mateen, de 29 años, había sido investigado antes debido a sus contactos con un kamikaze estadounidense.

El agente especial del FBI, Ronald Hopper, también dijo que, antes de atacar al club gay de Orlando, Mateen llamó al número de emergencia 911 y expresó su lealtad al grupo Estado Islámico (EI).

Nacido en Nueva York en 1986, Mateen es hijo de afganos y vivía en Port St Lucie, Florida, a unas dos horas en auto de Orlando.

FBI investiga

La ex esposa de Mateen, quien se divorció en 2011, dijo que era una persona abusadora y violenta pero no especialmente religiosa.

Empero, el agente Hopper del FBI dijo que su conducta había despertado sospechas en los últimos años.

En 2013 fue investigado tras haber hecho comentarios a compañeros de trabajo que daban a entender su familiaridad con el terrorismo.

En 2014 volvió a ser interrogado, debido a su relación con Moner Mohammad Abusalha.

Abusalha cobró notoriedad cuando se convirtió en el primer ciudadano estadounidense que cometió un ataque suicida en Siria y se le consideraba miembro de una organización aliada de Al Qaeda.

"Determinamos que el contacto había sido mínimo y en aquel momento no constituía una relación propiamente dicha o una amenaza", dijo Hopper.

Rescate de rehenes 


La matanza de Orlando llega en momentos en que se intensifica la campaña de cara a las elecciones presidenciales de noviembre.

La candidata demócrata Hillary Clinton aplazó un acto previsto con Obama, y dijo en Twitter que sus pensamientos "están con todos los afectados por este horrible acto".

Su rival republicano Donald Trump no tardó en decir que tenía razón cuando propuso prohibir el ingreso de musulmanes a Estados Unidos.

La tragedia en la discoteca Pulse duró tres horas desde las 02H00 (06H00 GMT) del domingo, cuando los disparos comenzaron a resonar entre la música estridente.

La policía dijo que el atacante tenía un rifle de asalto y una pistola. Inmediatamente, un agente que trabajaba en el lugar respondió al fuego y con otros dos intercambiaron disparos con el sospechoso.

Un blindado policial arrasó una pared e irrumpió en el lugar, y más agentes se sumaron al tiroteo que culminó con la muerte del atacante.

Aún no está claro a cuántas personas mató el atacante o si algunas fueron víctimas del fuego cruzado durante el asalto.

 'Estoy atrapado' 


Los testigos describieron escenas de horror, de cuerpos cayendo y de sangre por doquier.

"Era un completo caos", dijo  Janiel Gonzalez.

"La gente gritaba 'Ayúdenme, ayúdenme, estoy atrapado' y se pisoteaba", señaló este joven.

La masacre, que se perpetró en el mes del Orgullo Gay en Estados Unidos, echó sombras sobre el tradicional desfile gay de Los Ángeles que se realizó tal como estaba previsto de antemano pero con una multitud abatida por la tragedia de Orlando.

RCN Radio con AFP