El diario The New York Times publicó este sábado un editorial en portada por primera vez desde la década de 1920 para instar al control de armas tras el último sangriento tiroteo en Estados Unidos. Titulado "Fin a la epidemia de armas en Estados Unidos", el editorial arremete contra los políticos y afirma que ciertos tipos de armas y municiones deben ser prohibidas a los ciudadanos privados. "Es un ultraje moral y una desgracia nacional que los civiles puedan comprar legalmente armas diseñadas específicamente para matar gente con velocidad y eficiencia brutales", indica el artículo. Publicado en la edición impresa este sábado y en la edición en línea el viernes en la noche, el editorial apareció pocos días después de que una pareja perpetrara una matanza que dejó 14 muertos y 21 heridos en California. Esta matanza constituye el más mortal tiroteo en Estados Unidos desde la masacre en una escuela de Connecticut (este) en 2012 y es investigada como un "acto de terrorismo", según el FBI. El Times dijo que era "correcto y conveniente" que las autoridades comprueben si los asesinos estaban conectados con el terrorismo internacional. Sin embargo, afirmó que "la atención y la ira también deben dirigirse a los funcionarios elegidos, cuyo deber es mantenernos a salvo, pero consiguen un premio más alto con el dinero y el poder político de una industria dedicada a beneficiarse de la distribución sin restricciones de armas de fuego cada vez más poderosas". El diario lamentó que a diferencia de otros países afectados por la violencia armada, Estados Unidos no esté tratando de remediar la situación. "Peor aún, los políticos los incitan a convertirse en asesinos al crear un mercado de armas para ellos y los votantes permiten que esos políticos se mantengan en sus puestos", indicó. En una declaración, el presidente y director del diario, Arthur Ochs Sulzberger Jr, dijo que el editorial fue publicado en la portada para "entregar una fuerte y visible declaración de frustración y angustia por la incapacidad de nuestro país para enfrentar el flagelo de las armas". Por AFP