Cargando contenido

El hecho se produjo en Esmeraldas, donde desde enero pasado se registraron atentados contra la fuerza pública que ya dejaron 32 heridos.

Militares de Ecuador
El 27 de enero se produjo un inusual ataque con coche bomba.
AFP

Tres militares ecuatorianos murieron y al menos siete personas sufrieron heridas el martes tras la explosión de un artefacto artesanal en la frontera con Colombia , donde se han registrado atentados contra uniformados que ya dejaron otros 32 afectados.

"Esta mañana, una patrulla que realizaba operaciones de vigilancia y control de la frontera norte, en el sector de Mataje (provincia de Esmeraldas), fue afectada por la detonación de un artefacto explosivo artesanal colocado a un costado de una carretera", informó la secretaría (ministerio) de Comunicación de Ecuador.

"Producto del hecho se registra el lamentable deceso de tres miembros de las Fuerzas Armadas", señaló la cartera en un comunicado, añadiendo que "al momento se reportan al menos siete personas heridas", sin precisar si se trata de soldados o civiles.

El hecho se produjo en la provincia costera de Esmeraldas, donde desde enero pasado se registraron atentados contra la fuerza pública que ya dejaron 32 heridos, incluidos civiles.

Represalias del crimen 

El presidente Lenín Moreno recurrió a Twitter para expresar su condena al hecho. "Rechazamos el acto violento" ocurrido en Mataje, escribió.

"Estamos golpeando al crimen organizado y la delincuencia común. Nuestra solidaridad con las familias de los 3 miembros de las @FFAAECUADOR que perdieron la vida defendiendo la paz y la Patria", agregó.

 

 

El ministerio de Comunicación indicó a su vez que la Policía y las Fuerzas Armadas investigan el caso.

El 27 de enero se produjo un inusual ataque con carro bomba contra una instalación policial que dejó 28 heridos, entre uniformados y civiles, y fue tildado de "acto terrorista" por el gobierno ecuatoriano, que recibió apoyo de Colombia y Estados Unidos para las indagaciones.

Ese atentado fue atribuido por las autoridades ecuatorianas a disidentes de la exguerrilla colombiana de las FARC al servicio de cárteles mexicanos del narcotráfico que operan en la zona fronteriza entre Colombia y Ecuador.

"Esto se debe a que estamos golpeando certeramente al crimen organizado y a la delincuencia común. A nuestra decisión inclaudicable, implacable, de combatir el crimen transnacional", manifestó Moreno el lunes, en su informe semanal de labores.

En su alocución transmitida por radio y televisión, el mandatario dijo que "seguramente los delincuentes de bandas organizadas piensan que, con estas acciones, van a debilitar a (las) fuerzas de seguridad". 

"¡No nos van a amedrentar! (...) He dispuesto todas las medidas necesarias para fortalecer nuestra presencia en las zonas fronterizas", agregó.

Ecuador ha logrado recientes decomisos de 20 toneladas de sustancias químicas utilizadas para elaborar cocaína por unos 600 millones de dólares, según el ministro de Interior, César Navas, anotando que el país mantiene unos 12.000 uniformados en la línea fronteriza de 720 km con Colombia. 

"Reafirmamos nuestro firme compromiso de continuar la lucha inclaudicable contra el crimen organizado", indicó Navas el martes en Twitter.

El domingo, dos soldados resultaron heridos en Esmeraldas, en un ataque de grupos armados, mientras que un vehículo policial sufrió daños al estallar una bomba casera en otro hecho.

A raíz del ataque con coche bomba de enero, Moreno decretó un estado de excepción para dos poblaciones de Esmeraldas y reforzó la vigilancia militar en la frontera con Colombia, donde los uniformados combaten el narcotráfico, a grupos armados ilegales y delincuencia.

Fuente
Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido