AFP

Veinte civiles fueron asesinados por los secuestradores que tomaron decenas de rehenes en un restaurante frecuentado por extranjeros en Daca, capital de Bangladés, anunció el sábado un portavoz del ejército, Nayeem Ashfaq Chowdhury, quien además dijo que en medio de la operación de rescate fueron dados de baja seis terroristas. "Encontramos 20 cuerpos. La mayoría murieron brutalmente" por arma blanca, dijo el portavoz militar Ashfaq, sobre las víctimas de la toma de rehenes reivindicada por el grupo Estado Islámico (EI). Tropas de élite de Bangladés, incluyendo comandos de la marina, mataron a seis secuestradores y liberaron a 13 rehenes el sábado en el asalto contra un restaurante del barrio diplomático de Daca donde presuntos yihadistas mantenían a decenas de rehenes. Masud, en declaraciones a la televisión de India también informó sobre el rescate de trece rehenes "diez bengladesíes y tres extranjeros". Por su lado el portavoz del ejército, coronel Rashidul Hasan, confirmó  que "La operación está terminada. La situación está bajo control". Pero pasada más de una hora desde el cese de los diaparos, prácticamente no había información y solamente había trascendido el rescate de al menos cinco rehenes ilesos. La toma de rehenes había sido reivindicada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que habló de "más de 20 muertos de diferentes nacionalidades" según un comunicado distribuido por la agencia de noticias Amaq, cercana a la organización. De acuerdo con información de fuente policial, una decena de atacantes irrumpió hacia las 21h20 locales (15h20 GMT) al grito de "Allahu Akbar" (Ala es grande) en el restaurante Holey Artisan Bakery, frecuentado por diplomáticos y hombres de negocios extranjeros residentes en Bangladés. "Dos oficiales de policía resultaron muertos. Al parecer fueron alcanzados por balas y esquirlas de granadas" dijo  el comisionado adjunto de la policía de Daca, Sheik Nazmul Alam. "Entraron (al restaurante) con bolsos con explosivos bombas y granadas", relató  el chef argentino Diego Rossini, quien pudo escapar por los techos. "No me queda muy claro a cuántos mataron. Tengo mucho miedo sinceramente, la mitad de los cocineros se metieron en un baño y no tenemos noticias. No sé si están vivos", agregó. Rossini se alegró de que "era un día un poco flojo (con poca clientela) y no había tanta gente comiendo en el restaurante. Pero fue una situación horrenda". Sumon Reza, uno de los responsables del restaurante y quien también pudo escapar por el techo hacia un comercio vecino, dijo que los atacantes tomaron una veintena de rehenes. La cadena de televisión Ekattur informó que habría 40 rehenes, la mitad de ellos extranjeros. - "Es una misión suicida" - Las tropas bangladesíes mantuvieron el cerco durante más de diez horas mientras intentaban infructuosamente negociar con los plagiarios. "No tienen ningún deseo de negociar. Esto es una misión suicida", declaró el embajador italiano Mario Palma poco antes del inicio del operativo militar. Palma, en declaraciones a la televisión, dijo que siete de sus compatriotas figuraban entre los rehenes. "Los rehenes están detenidos a punta de pistola", explicó lacónicamente por su lado el jefe antiterrorista de Bangladés, Monirul Islam Los intentos de negociación se prolongaron horas. "Queremos resolver la situación de forma pacífica" había explicado el jefe de las fuerzas de élite policiales, Benazir Ahmed. El grupo yihadista Estado islámico (EI) reivindicó el tiroteo y toma de rehenes iniciado el viernes por la noche, según un comunicado de la agencia Amaq, ligado a la organización. "Comandos del Estado islámico atacan un restaurante frecuentado por extranjeros en la ciudad de Daca, en Bangladés", afirmó un comunicado de Amaq enviado por redes sociales. El ataque causó "más de 20 muertos de diferentes nacionalidades", agregó Amaq, y añade que "los comandos tomaron rehenes". Bangladés sufre una oleada de asesinatos de defensores de la laicidad, intelectuales y miembros de minorías religiosas, que se ha cobrado más de 50 muertos en tres años. Por: AFP