Cargando contenido

También quiere que las familias inmigrantes sean detenidas hasta que aclaren su situación de antecedentes.

Un grupo de migrantes centroamericanos trepó la valla fronteriza entre México y Estados Unidos, cerca del cruce fronterizo de El Chaparral, en Tijuana, estado de Baja California, México, el 25 de noviembre de 2018. Cientos de migrantes intentaron asaltar una valla fronteriza que separa a México de El domingo, EE.UU., en medio de crecientes temores, permanecerán en México mientras se procesan sus solicitudes de asilo.
Un grupo de migrantes centroamericanos trepó la valla fronteriza entre México y Estados Unidos, cerca del cruce fronterizo de El Chaparral, en Tijuana, estado de Baja California, México, el 25 de noviembre de 2018.
AFP

 El Gobierno de Donald Trump pedirá al Congreso de EE.UU. autorización para deportar a los menores no acompañados que llegan desde Centroamérica como una de las medidas para atacar la actual crisis migratoria, que ha desbordado la capacidad de las agencias gubernamentales.

Lea: Parlamento británico da luz verde a votar tratado del brexit

La petición la tramitó la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Kirstjen Nielsen, a través de una carta al Legislativo.

En la misiva, Nielsen solicita al Congreso "autoridad para devolver a los menores no acompañados a sus familias en sus países de una manera segura y ordenada si no tienen derecho legal a quedarse (en EE.UU.)".

Consulte: Trump amenaza nuevamente con cerrar la frontera con México

"Actualmente, podemos reunir a muchos menores no acompañados de México con sus familias y devolverlos a su país, cuando corresponde, pero legalmente no podemos hacerlo con los menores de países no contiguos", explicó Nielsen.

El Gobierno de Trump también solicitará autoridad para mantener detenidas a las familias que piden asilo hasta que se resuelvan sus procesos judiciales migratorios.

Actualmente no se permite la detención de menores por más de 20 días en virtud de un acuerdo judicial de 1997 conocido como "Flores", por lo que las familias con niños son puestas en libertad mientras se estudian sus solicitudes.

Estas medidas servirían para atacar, en la opinión del Gobierno, las causas de la "emergencia" fronteriza y "restituir el orden".

Las llegadas de inmigrantes a Estados Unidos por la frontera sur están en sus niveles más altos de los últimos trece años y este mes de marzo superarán las 100.000 personas.

El jefe de la Patrulla Fronteriza de EE.UU., Kevin McAleenan, ya advirtió este miércoles que la frontera está desbordada y que ha alcanzado un "punto crítico" por la falta de recursos para gestionar la llegada creciente de inmigrantes.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido