Cargando contenido

Según el Presidente de EE.UU., China ocultó inicialmente la gravedad del brote de la enfermedad.

Reelección de Donald Trump
AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo estar cada vez "más y más enojado" con China por los efectos de la pandemia de la COVID-19 en su país y en el mundo.

"Mientras veo la pandemia esparcir su fea cara en todo el mundo, incluido el tremendo daño que le ha hecho a Estados Unidos, me vuelvo más y más enojado con China", escribió en su cuenta de Twitter el republicano.

Le puede interesar: Trump habría recibido en febrero información sobre talibanes y Rusia

"¡La gente puede verlo, y yo puedo sentirlo!", agregó en la red social. La tensión ya elevada entre las dos potencias por una guerra comercial se incrementó aún más con la propagación mundial del nuevo coronavirus.

En varias oportunidades, Trump ha acusado a Pekín de ser responsable de la pandemia.

Según la Casa Blanca, China ocultó inicialmente la gravedad del brote de la enfermedad y ayudó así al contagio del virus, que ya ha provocado más de medio millón de muertos en todo el planeta.

En 29 de los 55 estados y territorio de Estados Unidos se ha registrado el martes un aumento de nuevos casos de la COVID-19, según las autoridades sanitarias de ese país.

Visados en China

China impondrá restricciones de visados a ciudadanos estadounidenses que se han "comportado de manera ofensiva" en lo referente a Hong Kong, una medida anunciada antes de la esperada aprobación por los legisladores chinos de una controvertida ley nacional de seguridad para la excolonia británica.

"China ha decidido imponer restricciones de visados a individuos estadounidense que se han comportado de manera ofensiva en asuntos concernientes a Hong Kong", afirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores. 

El viernes, la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que iba a restringir los visados para un número no determinado de responsables chinos por infringir la autonomía de Hong Kong.

A raíz de las gigantescas manifestaciones que se registraron el año pasado contra la influencia de Pekín, el régimen del presidente Xi Jinping anunció el mes pasado una ley de seguridad nacional en Hong Kong, pero la oposición democrática de la excolonia ve en ella una herramienta para reducirla al silencio.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido