Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Brett Kavanaugh.
Brett Kavanaugh.
AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo este martes que la segunda mujer que acusó de agresión sexual a su candidato a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, no tiene credibilidad porque estaba "borracha" y desestimó sus señalamientos denunciando injerencias de los demócratas. 

"La segunda acusadora no tiene nada. Ella piensa que podría haber sido él, tal vez no", dijo Trump a los periodistas en Nueva York. "Ella ha admitido que estaba borracha. Ella admite que tiene un lapsus" mental, agregó. 

Deborah Ramírez, una compañera en la universidad de Kavanaugh, lo acusó de haberse exhibido en una fiesta en la década de 1980 y de haberla obligado a tocarle los genitales. 

Esta acusación salió a la luz después de que la académica Christine Blasey Ford denunciara otra supuesta agresión sexual un poco antes, cuando Kavanaugh estaba en secundaria.  

Hasta el momento, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha mantenido el apoyo a su candidato. 

Para el presidente estadounidense, poner un juez conservador en un cargo vitalicio en la alta corte sellaría su objetivo de poner en minoría a los jueces progresistas o moderados durante muchos años en el tribunal. 

Esta jurisdicción dirime cuestiones fundamentales de la sociedad estadounidense, como el derecho al aborto, a portar armas de fuego y los derechos de las minorías.

Las acusaciones contra Kavanaugh, desconocidas hace tan solo dos semanas, han incrementado la presión de la minoría demócrata en el Senado, que pide que la audiencia prevista para el jueves sea pospuesta para que el FBI pueda investigar ambos casos. 

"Los demócratas están armando un timo. Ellos saben que es un timo", afirmó Trump.

"Hace 36 años, nadie sabía nada ni nadie tampoco había oído nada al respecto, y ahora aparecen nuevas denuncias", dijo.

La amenaza de una tercera acusación 

En el programa "Good Morning America", de la cadena ABC, la portavoz Sarah Sanders había dicho este martes que la Casa Blanca estaría abierta a sumar a la segunda denunciante en la audiencia del jueves ante la Comisión Judicial del Senado. 

"Ciertamente estaríamos abiertos y ese proceso tendría lugar el jueves", dijo Sanders.

"El presidente ha sido claro: dejen que ellas hablen pero también dejen que el juez Kavanaugh hable y déjenlo contar su versión de la historia, antes de que permitamos que las acusaciones determinen todo su futuro", agregó la portavoz.  

Hasta el momento, la Comisión Judicial del Senado, que examina las candidaturas a la Corte Suprema, recibirá el jueves el testimonio de Ford.

Pero, para entonces el panorama podría volver a cambiar ya que el abogado Michael Avenatti, que defendió a la actriz porno Stormy Daniels en su litigio con Trump, dijo que una de sus clientes tiene otra acusación contra Kavanaugh. 

Tras la eclosión del movimiento #MeToo, en Estados Unidos ha habido una sensibilización sobre el tema de la violencia sexual, por lo que los senadores intentarán ser cuidadosos sobre la cuestión del abuso para no irritar al electorado femenino.  

Los cuestionamientos de Trump sobre por qué las denunciantes esperaron tantos años antes de desvelar sus acusaciones generaron indignación en las redes sociales y desde que el presidente estadounidense planteó por primera vez el viernes dudas sobre los años de silencio, la etiqueta #WhyIDidntReport (Por qué no lo denuncié) explotó en Twitter. 

En el Senado en Washington varias personas que protestaban contra el nombramiento fueron desalojadas. 

La confirmación de Kavanaugh en la Corte Suprema parecía un hecho hace dos semanas, pero ahora hasta la fecha de la votación es objeto de tensas negociaciones. 

Los republicanos podrían perder su mayoría en el Congreso en las elecciones legislativas del 6 de noviembre con lo que peligra el nombramiento del juez. Entonces, para ellos es clave que la audiencia sea antes de esa fecha.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.