Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Presidente Donald Trump
La decisión de Trump resulta clave camino a las elecciones presidenciales de Estados Unidos el 3 de noviembre.
AFP

El presidente de Estados Unidos Donald Trump es probablemente el mayor factor de desinformación sobre la pandemia de COVID-19, según un estudio de la Universidad de Cornell, financiado en parte por la Fundación de Bill y Melinda Gates.

Un equipo de la Alianza de Cornell para la Ciencia analizó unos 38 millones de artículos publicados en inglés, entre el 1 de enero y el 26 de mayo de 2020, en Estados Unidos, Reino Unido, India, Irlanda, Australia y Nueva Zelanda, así como en algunos otros países de África y Asia.

Lea además: Facebook borra anuncios de Donald Trump sobre Joe Biden

De ellos, se identificaron más de 522.400 artículos con información falsa sobre el coronavirus, un fenómeno llamado "infodemia" por la Organización Mundial de la Salud. 

Asimismo, se calculó el impacto de estos artículos en las redes sociales, con más de 36 millones de interacciones, tres cuartas partes en Facebook.

En total, se identificaron once categorías de información falsa, desde teorías de la conspiración -que el virus fue creado para crear un nuevo orden mundial; que se trata de un arma biológica diseminada por un laboratorio chino; que es una enfermedad ligada al magnate Bill Gates; que el virus fue creado para regular a la población mundial, entre otras- hasta curas milagrosas.

Éstas últimas fueron, por lejos, las más populares, con 295.351 artículos, y los comentarios de Trump fueron responsables de un repunte significativo en esta categoría, en particular la posibilidad de una inyección de desinfectante para combatir la enfermedad, como dijo en una conferencia de prensa el 24 de abril.

Le puede interesar: Italia pedirá prolongar el estado de emergencia hasta enero de 2021

Asimismo, hubo picos similares cuando promovió el uso de hidroxicloroquina, un tratamiento cuya efectividad no ha sido probada.

"Por tanto, llegamos a la conclusión de que el presidente de Estados Unidos fue sin duda el factor más importante de desinformación" sobre la COVID-19, indicaron los investigadores.

"Si la gente recibe información engañosa a través de informes no científicos y no corroborados sobre la enfermedad, puede ocurrir que sean menos propensos a seguir las recomendaciones oficiales y a propagar aún más el virus", dijo Sarah Evanega, quien encabezó el estudio. 

"Uno de los aspectos más interesantes en la recolección de datos fue descubrir la impresionante cantidad de información falsa directamente relacionada con las declaraciones de un pequeño número de individuos", dijo por su parte Jordan Adams, coautor de la investigación y analista de datos de Cision Insight.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.