Cargando contenido

China está tratando de acelerar el proceso de asimilación de Hong Kong ante los cambios políticos de hace varios años.

donald trump
AFP

El mandatario estadounidense, Donald Trump, afirmó que el presidente chino, Xi Jinping, "actuó responsablemente" ante las multitudinarias manifestaciones en Hong Kong contra una controvertida propuesta de ley de extradición que facilitaría el acceso de Pekín a "fugitivos" refugiados en suelo hongkonés.

"Creo que el presidente Xi de China ha actuado responsablemente, muy responsablemente. Han estado protestando por mucho tiempo", dijo Trump en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca al recibir al primer ministro paquistaní, Imran Khan.

Lea además: Hombres enmascarados atacan a manifestantes en Hong Kong

"Sé que es una situación muy importante para el presidente Xi (...) China podría parar a los manifestantes si quisiese", agregó el mandatario, que ha adoptado un tono cauto ante las protestas en las calles hongkonesas.

Las manifestaciones, que comenzaron hace siete semanas, han mutado de las quejas contra la ley de extradición hacia demandas más amplias sobre mejoras de los mecanismos democráticos de la ciudad, cuya soberanía recuperó China en 1997 con el compromiso de mantener hasta 2047 las estructuras dejadas allí por los británicos.

Para sus detractores, se trata de una ley que intimidará y penalizará a críticos y disidentes del régimen chino, mientras que sus defensores aseguran que busca llenar un vacío legal, ya que no existen fórmulas legales de extradición entre Taiwán, Hong Kong y la China continental.

Sin embargo, varios analistas coinciden en que China está tratando de acelerar el proceso de asimilación de la excolonia británica, algo a lo que una buena porción de la población hongkonesa se opone firmemente.

Estados Unidos y China llevan enzarzados en una guerra comercial ante las medidas proteccionistas impulsadas por Trump desde su llegada al poder.

Lea tambiénGobierno de Hong Kong dio por "muerta" su polémica ley de extradición

A finales de junio, Trump y Xi acordaron en la reunión del G20 de Japón una nueva tregua a la guerra comercial, por la que Washington frenó la imposición de nuevos aranceles a China y accedió a permitir que las empresas estadounidenses vendan productos a la tecnológica Huawei.

Estados Unidos mantendrá en vigor, no obstante, sus aranceles a productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares, y China conserva sus gravámenes a las importaciones estadounidenses por un total de 110.000 millones de dólares.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido