El "bump stock" es una culata móvil para imprimir un movimiento de vaivén extremadamente rápido al fusil.

Donald Trump
Donald Trump, presidente de Estados Unidos.
AFP

El presidente de Estados Unidos Donald Trump se declaró este martes partidario de prohibir los mecanismos, conocidos como "bump stocks", empleados por el asesino de Las Vegas en 2017, que permiten a un fusil disparar ráfagas semiautomáticas.

"Firmé una directiva que solicita al fiscal general proponer reglamentaciones con el fin de prohibir todos los mecanismos que transforman a armas legales en fusiles automáticos", dijo Trump en la Casa Blanca.

El debate sobre el acceso a las armas en Estados Unidos se ha reavivado tras el asesinato de 17 personas en una escuela del estado de Florida el miércoles pasado.

"Estos textos deberían estar terminados próximamente", agregó el mandatario en ocasión de una ceremonia de entrega de medallas en la Casa Blanca. 

Tras el tiroteo que provocó la muerte de 58 personas en Las Vegas en octubre de 2017, la presidencia, legisladores republicanos e incluso la Asociación Nacional del Rifle (NFL) -el poderoso lobby de las armas de fuego- habían afirmado que esos mecanismos deberían ser sometidos a mayores controles. 

Sin embargo, cinco meses después no se ha producido novedad alguna al respecto en el Congreso.

El "bump stock" es una culata móvil que utiliza la energía del retroceso del arma para imprimir un movimiento de vaivén extremadamente rápido al fusil, cuyos proyectiles se recargan al mismo ritmo. 

El asesino de Las Vegas, que poseía 12 fusiles dotados de un sistema de ese tipo, pudo disparar gracias al "bump stock" hasta nueve balas por segundo. 

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido