Cargando contenido

El acuerdo incluye el compromiso de que las milicias kurdo-sirias se retirarán de una franja fronteriza con Turquía en 5 días.

Mike Pence y Mike Pompeo con Erdogan
AFP

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en una rueda de prensa en Ankara, anunció que Estados Unidos y Turquía han decidido un alto el fuego en la ofensiva de las tropas turcas contra las milicias kurdas en Siria. 

El acuerdo, que se habría alcanzado con la mediación de Washington, incluye el compromiso de que las milicias kurdo-sirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se retirarán de una franja fronteriza con Turquía de 32 kilómetros de ancho en las próximas 120 horas, es decir, en 5 días, precisó Pence.

Lea aquí: Pelosi acusa a Trump de beneficiar a Rusia con sus decisiones en Siria

El vicepresidente hizo estas declaraciones tras una reunión de más de cuatro horas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en Ankara, en la que participó también el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

El pacto incluye la cláusula de que Turquía no emprenderá ninguna operación contra la ciudad kurda de Kobani, situada en la frontera sirio-turca.

Además, Turquía y Estados Unidos "colaborarán en la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico y a favor de los derechos humanos y la protección de grupos religiosos y étnicos", agregó Pence.

Al mismo tiempo, Washington ha prometido que no impondrá sanciones a Turquía.

"Este acuerdo es posible gracias a las buenas relaciones entre los dos dirigentes", agregó Pompeo, en referencia a Erdogan y su homólogo estadounidense, Donald Trump.

Le puede interesar: Celebraciones y críticas por el nuevo acuerdo sobre el Brexit

"Estados Unidos está definitivamente en contra de la operación turca en Siria, lo ha dicho abiertamente Trump", recordó el secretario de Estado. "Nosotros ayudaremos a las YPG a retirarse", añadió el emisario de la Casa Blanca. 

Bautizada "Manantial de paz", la ofensiva turca contra las fuerzas kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG) en el noroeste de Siria, lanzada el 9 de octubre, provocó indignación internacional.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido