Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Un asteroide "rozará" la Tierra dentro de una semana

Científicos de las agencias espaciales internacionales dijeron que se preparan para observar la llegada el próximo 15 de febrero de un asteroide, bautizado como 2012 DA14, la roca espacial que más cerca pasará de la Tierra en más de 100 años.

El asteroide, de unos 45 metros de diámetro, pasará junto al planeta a unos 28.000 kilómetros de distancia, a una velocidad de 7,8 km por segundo.

Sin embargo, los científicos descartan que pueda colisionar contra la Tierra.

"Su órbita puede calcularse con bastante precisión utilizando NEODyS, la base de datos europea de asteroides; estos cálculos muestran que podemos excluir la posibilidad de una colisión con la Tierra con bastante seguridad, al menos durante este siglo", dijo Detlef Koschny, responsable del estudio de objetos cercanos a la Tierra de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

El asteroide pasará lejos de la atmósfera terrestre, pero "dentro de la órbita geoestacionaria, en la que se encuentran numerosos satélites de comunicaciones", dijo Koschny.

"Sin embargo, no hay peligro para esos satélites, dado que el asteroide llega "desde abajo" y no cruza el cinturón geoestacionario", aseguró.

La agencia espacial de Estados Unidos, NASA, presentó este jueves su programa de observación y estudio del asteroide.

Según la NASA, durante el momento de máximo acercamiento y dependiendo del tiempo local, el asteroide será visible desde diferentes puntos de Europa, África y Asia.

Se podrá observar al asteroide moviéndose rápido, cruzando el cielo de sur a norte.

Aunque los científicos descartan por completo la posibilidad de colisión con la Tierra, recordaron que el choque de un asteroide de estas características contra la superficie equivaldría a una explosión de 2,5 megatones de energía en la atmósfera y causaría "devastación a nivel regional".

Como la que causó el impacto de un asteroide similar al 2012 DA14 en la región de Siberia, Rusia, en 1908.

La caída de esa roca, ligeramente más pequeña que la que pasará por la Tierra el 15 de febrero, arrasó 1.200 kilómetros cuadrados de bosque en lo que hoy es Krasnoyarsk Krai.