Foto: AFP

Los cadáveres fueron hallados en diferentes partes de la vivienda y con signos de tortura. Sin dar sus nombres, el procurador capitalino detalló que tres de las mujeres halladas sin vida junto al fotoperiodista eran mexicanas, mientras que la cuarta "se presume" de origen colombiano. En la noche del viernes, fueron encontrados muertos por disparos de armas de fuego estas cinco personas en un apartamento de la colonia Narvarte, en el centro-sur de la Ciudad de México. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PJDF) Rodolfo Ríos detalló que la colombiana, compartía residencia con dos de las mujeres, que trabajaban de maquilladoras y en actividades de promoción cultural y eran del norteño estado de Baja California y del suroriental estado de Chiapas, respectivamente. La cuarta mujer era del céntrico Estado de México y se desempeñaba como empleada doméstica en la vivienda. "Los cuerpos localizados en las distintas habitaciones presentaban cada uno una herida en la cabeza por disparo de arma de fuego calibre 9 milímetro y así como algunas excoriaciones en diversas partes del cuerpo presuntamente originadas por el forcejeo previo", remarcó. Tres de los cinco cuerpos fueron entregados ya a los familiares, explicó. De la investigación se desprende la comisión de los delitos de homicidio y robo, ello "sin excluir ninguna de las líneas abiertas de investigación para esclarecer los hechos", afirmó. Por este motivo, se activaron los protocolos de homicidio, feminicidio y la comisión de delitos contra el ejercicio periodístico. Hasta el momento, se han recabado 15 declaraciones de quienes pudieron dar pistas sobre el suceso, se han levantado indicios y realizado inspecciones ministeriales, añadió el procurador. Además, la Secretaría de Gobernación del Distrito Federal y la Fiscalía capitalina se reunieron este domingo con distintas organizaciones de trabajo dedicadas a la protección de los periodistas. Por último, Ríos garantizó que la Fiscalía estatal "agotará todas las líneas de investigación para detener" los causantes de un delito que "indigna la sociedad". Por: EFE