Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Una periodista rusa es acusada por publicar la foto de un policía fumando

La periodista rusa, Olga Románova, tendrá que afrontar un juicio luego de publicar una fotografía de un policía fumando cigarrillo, la mujer fue acusada de "ofensas a la autoridad competente". Según el reglamento interno de la policía en Rusia sus agentes tienen prohibido fumar, pero a pesar de que la comunicadora hizo la denuncia, las autoridades de ese país decidieron inculparla y ahora podría permanecer tres meses en la cárcel, además de pagar una multa de 40.000 rublos (mil euros) o 360 horas de trabajos sociales.

Los hechos se remontan al 17 de agosto del año pasado. Ese día en el juzgado Jamóvnicheski de la capital rusa se dictó la sentencia de dos años de cárcel contra las tres componentes del grupo punk “Pussy Riot” que improvisaron un concierto en contra de Putin en la Catedral de Cristo Salvador.

En el exterior del edificio se concentraron varios cientos de personas para mostrar su desacuerdo con la decisión judicial. Fueron enviadas fuerzas antidisturbios y autobuses para trasladar a los posibles detenidos a las dependencias policiales. En uno de los vehículos fue confinado el ex campeón de ajedrez, Gari Kaspárov, tras ser arrestado sin ningún motivo aparente.

Románova, junto con otros periodistas que cubrían el suceso, se acercaron para tratar de hablar con Kaspárov a través de la ventana y un antidisturbios les exigió que se apartaran.

A continuación, una agente se apeó del autobús para fumarse un cigarrillo, algo que las ordenanzas prohíben de forma expresa en situación de servicio. Románova decidió fotografiar a la infractora y colgar la instantánea en su página de Facebook con un comentario sobre la falta cometida.

Más de cuatro meses después de aquello, la periodista rusa ha recibido una notificación del juzgado, ante el que tendrá que comparecer por “ofender” a la joven agente, que, según la nota, se encontraba “en pleno desempeño de sus funciones para garantizar el orden público”.

Románova, además de trabajar para varios canales de televisión rusos y la radio Eco de Moscú, forma parte del llamado Comité Coordinador, creado por la oposición para unificar las acciones de protesta. Su marido, Alexéi Kozlov, cumple una condena de cinco años de prisión por estafa, aunque ella sostiene que fue una acusación “fabricada” a instancias del ex senador, Vladímir Slútsker, con quien tuvo un conflicto de intereses.