Burkina Faso ha sido blanco de varios ataques yihadistas desde 2015, pero nunca con tal nivel de organización.

La capital de Burkina Faso ha sido blanco de ataques yihadistas contra lugares frecuentados por occidentales.
La capital de Burkina Faso ha sido blanco de ataques yihadistas contra lugares frecuentados por occidentales.
AFP

Una treintena de personas murieron este viernes en ataques coordinados empleando un carro bomba y numerosos disparos contra el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Burkina Faso y la embajada de Francia en Uagadugú

El asalto comenzó en la mañana del viernes, cuando varios grupos de hombres armados atacaron diferentes lugares del centro de la capital burkinesa. De momento, el ataque no había sido reivindicado.

Burkina Faso ha sido blanco de varios ataques yihadistas desde 2015, pero nunca con tal nivel de organización.

"Nuestro país volvió a ser blanco este viernes de las fuerzas oscurantistas", denunció la noche del viernes el presidente burkinés, Roch Marc Christian Kaboré, en un comunicado.

Previamente, el gobierno burkinés había hablado de "un ataque terrorista perpetrado [...] por hombres fuertemente armados no identificados".

Ocho miembros de las fuerzas de seguridad murieron y más de 80 resultaron heridos, según un balance proporcionado la tarde del viernes por el ministro de Seguridad burkinés, Clément Sawadogo, quien precisó que ocho asaltantes fueron liquidados.

Pero de acuerdo con varias fuentes de seguridad interrogadas, al menos 28 personas murieron en el ataque contra el Estado Mayor. En el asalto a la embajada francesa no se registró ninguna víctima de esa nacionalidad, según fuentes diplomáticas.

El presidente francés, Emmanuel Macron, reafirmó "la determinación y el compromiso pleno de Francia junto a sus partidarios del G5 Sahel en la lucha contra los movimientos terroristas".

El presidente de Níger y líder de la fuerza regional antiyihadista G5 Sahel --compuesta por cinco naciones--, Mahamadou Issoufou, aseguró por su parte que los ataques "solo conseguirán reforzar la determinación del G5-Sahel y de sus aliados en la lucha contra el terrorismo".

 

Primer coche bomba 

"Alrededor de las 10H00, unos asaltantes comenzaron a disparar contra la embajada de Francia y casi al mismo momento otro grupo, de forma coordinada, atacó el Estado Mayor general de las Fuerzas Armadas", detalló en una conferencia de prensa el ministro de Seguridad.

A continuación explotó un coche bomba cerca del Estado Mayor burkinés, un modus operandi inédito en Burkina Faso. "Los asaltantes emplearon un vehículo lleno de explosivos, con una enorme carga", subrayó Clément Sawadogo.

En imágenes publicadas por los habitantes de Uagadugú en Twitter podían verse espesas columnas de humo negro elevándose sobre varios edificios.

Hacia las 15H00 locales se consiguió controlar la situación, según las autoridades burkinesas, que dieron a entender que el balance podría haber sido mucho mayor, ya que se pospuso una reunión prevista entre el jefe del Estado Mayor y militares.

"La sala designada inicialmente [para la reunión], que quizás era el objetivo, quedó literalmente destruida por la explosión", explicó el ministro.

A alrededor de un kilómetro del lugar, cinco hombres armados salieron de un vehículo y abrieron fuego contra unos viandantes antes de dirigirse hacia la embajada de Francia, según testigos.

Una fuente en el interior de la delegación diplomática contó que cinco hombres armados habrían intentado entrar en el edificio, pero no lo lograron.

Según las autoridades burkinesas, fueron "neutralizados".

"Las fuerzas francesas en Burkina intervinieron en apoyo a la acción del ejército burkinés", afirmó el portavoz del Estado Mayor del Ejército francés, el coronel Patrick Steiger.

La fiscalía de París abrió una investigación por intento de asesinato terrorista.

 

"Blancos duros, símbolos fuertes" 

Uno de los testigos interrogados  contó que vio asaltantes armados con fusiles tipo kalashnikov que "comenzaron a disparar contra los gendarmes que estaban en la garita" ante la embajada.

"El modus operandi de los ataques evoluciona de forma progresiva. Después de los objetivos blandos, como los hoteles y los restaurantes, este ataque apuntó a blancos duros, símbolos fuertes", consideró un consultor burkinés en seguridad, Paul Koalaga.

La capital de Burkina Faso ha sido blanco de ataques yihadistas contra lugares frecuentados por occidentales en varias ocasiones en los últimos años.

En el norte del país, fronterizo con el inestable Malí, también son frecuentes los ataques de grupos yihadistas contra representantes del Estado, como gendarmerías y escuelas.

Según un balance oficial, 133 personas murieron en 80 ataques yihadistas en el norte de Burkina Faso desde el primer trimestre de 2015.

 

Fuente
Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido