La Unión Europea condenó el embargo de Estados Unidos contra Cuba, de quien se declaró "más cerca que nunca", en un claro gesto a contravía de la dura política liderada por Donald Trump.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, calificó en el inicio de una visita de dos días a La Habana de "obsoleto e ilegal" el plan restrictivo que Washington aplica contra Cuba desde 1962.

"El bloqueo no es la solución. Los europeos se lo hemos dicho muchas veces a nuestros amigos estadounidenses" y "lo hemos afirmado en las Naciones Unidas", subrayó. "El único efecto del bloqueo es empeorar la calidad de vida de mujeres, hombres y niños" de la isla.

La diplomática rechazó asimismo las sanciones estadounidenses contra ciudadanos y empresas europeas que comercian con la isla. "No podemos aceptar que medidas unilaterales impidan o deterioren nuestras relaciones económicas o comerciales con Cuba".

"No es el momento para demostraciones de fuerza que no conducen a ningún lugar", explicó.

"Amistad"


Mogherini destacó que, "independientemente de los cambios de políticas en Washington" sobre La Habana, su mensaje a los cubanos es "de amistad y de relaciones con la Unión Europea (UE), que continuarán, que son sólidas, estables".

Su presencia en la isla tiene por objetivo preparar la implementación total del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación bilateral, suscrito el 12 de diciembre de 2016 y en vigor provisional desde el 1 de noviembre de 2017, a la espera de ser ratificado por el bloque europeo.

En este sentido se entrevistó con el ministro de Inversión Extranjera y Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, y el jueves tiene planeado reunirse con el presidente del Parlamento, Esteban Lazo, y el ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez.

La UE es el segundo socio comercial de Cuba, después de China, con un intercambio de unos 2.400 millones de dólares en 2016, así como el mayor inversor extranjero en la isla, en áreas como el turismo y la agroindustria.

"Queremos mostrar que estamos más cerca que nunca de lo cubanos (...) Frente a los que levantan muros y cierran puertas, nosotros, los europeos, queremos tender puentes y abrir puertas mediante la cooperación y el diálogo", dijo ante estudiantes y profesores en una universidad en La Habana.

Mogherini afirmó que el acuerdo "abre nuevas oportunidades para incrementar nuestro comercio, nuestras inversiones" y "debe ser también un sólido instrumento para apoyar aún más la modernización económica y social de Cuba".

Por otro lado, también abre vías para "promover soluciones comunes a desafíos globales como la migración, la lucha contra el contrabando de drogas, el desarme, la lucha contra el terrorismo y el cambio climático".

Por: AFP