Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

CIDH y Unasur piden restablecer bienes y derechos de colombianos deportados

Deportados de Venezuela



Tanto la Unasur como la CIDH, intercedieron ante el gobierno venezolano para que se restablezcan los derechos y se restituyan los bienes de los colombianos deportados desde mediados de agosto, cuando comenzó la crisis fronteriza entre los dos países.

En principio, la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) anunció este lunes que los colombianos expulsados de Venezuela desde el 19 de agosto pasado podrán regularizar su situación y regresar a Venezuela si así lo desean, gracias a un acuerdo entre el organismo regional y el Gobierno venezolano.

En un escueto comunicado fechado en Quito, la Unasur señaló que su secretario general, Ernesto Samper, se reunió en Nueva York con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y del encuentro surgió una propuesta para la regularización de los expulsados.

El comunicado no da más detalles de la propuesta ni de la reunión, salvo que el Gobierno venezolano ayudará a quienes deseen regresar.

Desde el 19 de agosto pasado el Gobierno venezolano ha ido ordenando el cierre de la mayor parte de los pasos fronterizos con Colombia con el alegado fin de acabar con el contrabando y la presencia de "paramilitares" colombianos en su territorio.

Más de 20.000 colombianos regresaron a su país en medio de la crisis fronteriza, unos 2.000 expulsados por Venezuela y el resto por propia voluntad, según organismos de Naciones Unidas.

Bienes y reunificación familiar, exigencia de la CIDH

Entretanto y a través de un comunicado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió a Venezuela "detener de manera inmediata cualquier expulsión colectiva, arbitraria" de colombianos que se encuentran en el vecino país.

Además, solicita que se implemente "un mecanismo que permita la restitución de bienes y enseres de personas deportadas y personas que retornaron desde Venezuela a partir del 21 de agosto de 2015", o " que se indemnice a las personas afectadas por la perdida de dichos bienes".

Por último, la Corte indica que Venezuela y Colombia deberán crear "un mecanismo que permita la reunificación familiar de todas las familias fueron separadas como consecuencia de las deportaciones".

"La CIDH pudo constatar la crisis humanitaria en la que se encuentran las personas deportadas y las que retornaron como consecuencia del temor y la situación que estaban viviendo en Venezuela", indicó el organismo en un comunicado.

Además, subrayó haber recibido "información preocupante sobre la forma en la que se realizaron las deportaciones desde Venezuela, la cual indica que a estas personas se les violaron múltiples derechos humanos y que fueron sujetas a expulsiones colectivas".

Entre los problemas enfrentados por estos colombianos figuran "las dificultades para acceder a alimentos y servicios de salud y actos de discriminación y persecución por parte de autoridades, principalmente de la Guardia Nacional Bolivariana, pero también en algunos casos por parte de personas particulares".

Entre el 21 de agosto y el 9 de septiembre la cifra de las personas deportadas (1.482) y las que retornaron (19.952) alcanzaba un total de 21.434, de acuerdo a los datos compilados la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA).

La delegación de la CIDH que viajó a la frontera colombo-venezolana estuvo encabezada por el Comisionado José de Jesús Orozco Henríquez entre el 10 y 12 de septiembre.

En este sentido, el organismo lamentó que solo Bogotá permitiese la visita de sus funcionarios, por lo que la misión solo se realizó en la parte colombiana de la frontera, y lamentó "la falta de respuesta del Gobierno de Venezuela respecto a la solicitud".

Durante la visita, la delegación de la CIDH, un organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), visitó la capital colombiana, así como Cúcuta y Villa del Rosario en la zona fronteriza del departamento de Norte de Santander.

La crisis entre ambos países comenzó el pasado 19 de agosto, cuando Maduro ordenó el cierre de un tramo de la frontera entre Colombia y Venezuela con el argumento de combatir el contrabando y a supuestos paramilitares.

Por EFE