Cargando contenido



El Papa Francisco ha firmado el decreto que aprueba la próxima beatificación de la Madre Carmen Rendiles Martínez, fundadora de la congregación religiosa Siervas de Jesús, luego que se le reconociera un milagro presentado ante la Congregación para las Causas de los Santos.

La religiosa caraqueña se convierte en la tercera beata venezolana, luego que la Santa Sede estudiara y aprobara, una curación milagrosa "instantánea, perfecta, estable y duradera", ocurrida en la doctora Trinette Durán de Branger, el 18 de julio de 2003.

"Es una inmensa alegría para toda la iglesia católica de Venezuela” expresó el Cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, quien detalló que aún no se conoce la fecha precisa de 2018 en la que se llevará el acto religioso.

La causa de santidad de la Madre Carmen fue abierta en marzo de 1995, durante el papado de Juan Pablo II. El 5 de julio de 2012, el papa Francisco reconoció las "virtudes cristianas en grado heroico", declarándola "Venerable”.

La doctora Trinette Durán de Branger, experimentó en carne propia el milagro que lleva a los altares a la Madre Carmen Rendiles.

El 20 de mayo de 2003 mientras realizaba una operación, recibió una fuerte descarga eléctrica en el brazo derecho, que luego le generó fuertes dolores que no fueron calmados por los veinte médicos que visitó.

Para el 18 de julio de 2003, tenía programado operarse el brazo, incluso, con el riesgo de perderlo. Ese día pasó temprano por el Colegio Belén de las Siervas de Jesús, en Caracas. Allí habló con Sor María San Luis, hermana de sangre de la Madre Carmen Rendiles.

Ambas mujeres ingresaron a un oratorio donde solía descansar la nueva beata venezolana. Allí estaba un cuadro de Madre Carmen que la hermana San Luis quería que Trinette pintara. "Al ver el cuadro e implorar su curación a la madre Carmen, salió del borde del cuadro un hermoso rayo de luz que alumbró toda la habitación y llegó hasta su hombro", cuenta en su testimonio la doctora Trinette Durán de Branger.

La mujer sintió un intenso calor entrar por su cabeza y penetrar en su brazo, y fue tan impactante el momento que perdió por un momento el conocimiento. En ese mismo instante, su brazo, inexplicablemente, quedó restablecido totalmente.

El domingo siguiente en una Misa del Colegio Belén se reunió toda su familia para dar gracias a Dios por tan gran favor por intercesión de Madre Carmen. En la homilía el sacerdote que oficiaba se refirió a la falta de un brazo de la Carmen Cabriles y fue cuando la familia de Trinette se enteró que a la religiosa siempre le había faltado un brazo.

Con información de la Conferencia Episcopal Venezolana