Foto: AFP

Estados Unidos ordenó el jueves a los familiares de su personal en la embajada de Caracas abandonar Venezuela y autorizó la salida voluntaria de sus empleados debido a la crisis política y la violencia imperante, indicó el Departamento de Estado en un comunicado.

En una advertencia de viaje también aconsejó a los ciudadanos a no viajar al país sudamericano "debido a disturbios sociales, crímenes violentos y la omnipresente falta de alimentos y medicinas".

"La situación política y de seguridad en Venezuela es impredecible y puede cambiar rápidamente", señaló la advertencia, para añadir que desde abril ocurren movilizaciones en diversas partes del país "a menudo con poco anuncio previo".

El llamado del Departamento de Estado llega luego de que la oposición venezolana anunciara  que extenderá a toda Venezuela su protesta convocada para el viernes en Caracas, en abierto desafío al gobierno de Nicolás Maduro, que prohibió manifestaciones que afecten la votación el domingo de la Asamblea Constituyente.

En un ultimátum para que Maduro suspenda la elección, los opositores cumplen el segundo día de una huelga de 48 horas, que ya deja siete muertos. Dos jóvenes murieron este jueves, la Fiscalía precisó que Rafael Canache, de 29 años, falleció en un saqueo en Jabillote, en el estado Anzoátegui, y José Pestano, de 23, en Cabudare, Lara, con lo que suman 112 los fallecidos en las protestas contra Maduro desde que iniciaron hace cuatro meses.

[imagewp:366449] / AFP PHOTO / JUAN BARRETO

La MUD advirtió que si el gobierno no da marcha atrás con la Constituyente, pese a la huelga y la marcha del viernes, "boicoteará" la votación para elegir a los 545 asambleístas que reformarán la Carta Magna y que regirán el país por tiempo indefinido con facultades absolutas.

Buscando calmar las aguas, el mandatario planteó a la oposición iniciar un diálogo antes de las votaciones, en un discurso en el que sin embargo ratificó que su proyecto no tiene marcha atrás.

"Propongo a la oposición política venezolana que abandone el camino insurreccional (...) y que instalemos en las próximas horas, antes de la elección e instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, una mesa de diálogo", dijo ante una multitud de seguidores, en el cierre de campaña.

[imagewp:375734] Foto: AFP

La Constituyente echó leña al fuego en un país polarizado y sumido, pese a su riqueza petrolera, en una profunda crisis económica, donde la comida y las medicinas escasean, los precios suben todas las semanas y el salario no alcanza para nada.

"Nos va a traer más hambre y miseria, no queremos ser otra Cuba", dijo Carmen Álvarez, comerciante de 60 años, en una barricada de escombros, en el este de Caracas.

Zonas de la capital y de otras ciudades estaban semiparalizadas y en varios sectores ocurren choques entre las fuerzas de seguridad y manifestantes.

"Un cheque en blanco"

Según analistas, tanto el rechazo interno como externo afectan la legitimidad de la Constituyente, por lo que el gobierno busca evitar una alta abstención, tras los 7,6 millones de votos que la MUD asegura obtuvo en el plebiscito simbólico que hizo el 16 de julio contra esa iniciativa.

"Es la carta definitiva, de todo o nada, de un gobierno que para mantenerse en el poder necesita suspender la democracia, y esto tiene un costo", aseguró  la analista Colette Capriles.

Maduro, cuya gestión es rechazada por 80% de los venezolanos según la firma Datanálisis, asegura que la Constituyente traerá paz y bonanza económica, pero la oposición sostiene que con ella solo busca perpetuar al chavismo en el poder e instalar un sistema comunista.

[imagewp:373813] Foto AFP

La oposición decidió no participar en la Constituyente, alegando que no fue convocada en referendo y que el sistema comicial fue diseñado para que el gobierno la controle y haga una Carta Magna a su medida.

Con ese poder, podrá incluso eliminar el Parlamento de mayoría opositora y a una Fiscalía rebelde, han amenazado dirigentes del gobierno.

Será un "cheque en blanco", advirtió la fiscal general, Luisa Ortega, veterana chavista que rompió con Maduro, al llamar a los venezolanos a hacer todo para detenerla.

  Por: AFP