Cargando contenido

Solo en mayo, cuatro niños venezolanos murieron esperando un trasplante.

Mariana Nava de 6 años espera poder superar la Leucemia
Mariana Nava de 6 años espera poder superar la Leucemia
Saul Noriega - RCN Radio Caracas

Se puede hablar de muertes sorpresivas o inesperadas, en este caso son prematuras. En menos de un mes, cuatro niños venezolanos han partido del plano terrenal esperando un trasplante de médula ósea que nunca llegó, a pesar que estaba a la mano.

Unos 30 pequeños con algún tipo de cáncer habían sido seleccionados para ser operados a través de la Asociación para el Trasplante de Médula Ósea de Italia, gracias a un convenio de Petróleos de Venezuela, manejada por el gobierno de Nicolás Maduro.

Sin embargo, la alegría de la escogencia se fue convirtiendo en desesperación, debido a que a mediados del año pasado las intervenciones quirúrgicas fueron paralizadas.

El argumento oficial apunta a efectos directos de las sanciones de Estados Unidos que, según alegan, han provocado la imposibilidad de transacciones en Europa y, por ende, el pago de al menos diez millones de euros para continuar los trasplantes.

Más enDeclaran "emergencia" por acoso sexual en universidades costarricenses

Sin embargo, se han reportado fallas en el programa de donaciones desde el 2015. Ahora, sin importar las razones, las consecuencias se han traducido en pérdidas de vidas, cuatro en menos de un mes.

[VIDEO] Gilberto Altuve, padre de Erick, niño fallecido en Caracas esperando trasplante.

A inicios de mayo murió Giovanni Figuera de seis años y, luego en cadena, Robert Redondo de siete años, el 23 de mayo; Yeiderbeth Requena con ocho años, el 25 de mayo y el domingo 26 del mismo mes falleció Erick Altuve, de once años.

No solo fallecieron esperando un milagro sino que su reclusión en el Hospital José Manuel de los Ríos, conocido como el hospital de niños de Caracas, estuvo cargada de angustia y falencias.

Sin antibióticos, sin insumos y hasta en repetidas ocasiones sin aire acondicionado en medio de extenuantes quimioterapias que permitían la proliferación de bacterias, frente a pacientes propensos a infecciones.

Lea tambiénGrupo de Lima se reunirá para tratar crisis en Venezuela

“Mi hijo luchó bastante (…) tengan un poquito de corazón con esos niños que quedan allá adentro que están sufriendo. No hay medicamentos para ningún niño (…) A las mamás les digo que sigan luchando” expresó entre lágrimas la mamá de Erick, Jennifer Guerrero.

Se encontraba en las cercanías del mencionado centro de salud donde se concentraron familiares, médicos y enfermeras para rechazar las continuas muertes de pacientes.

[VIDEO] Jennifer Guerrero, mamá de Erick, uno de los niños fallecidos en Caracas.

Su padre, Gilberto Altuve, aseguró además que intentarán cumplir con uno de los deseos que le hizo en vida su hijo: ser sepultado cerca de ellos.

“Él un día me lo dijo: 'si me llego a morir no quiero que me entierren en una parte que no me vayan a visitar. Quiero que me entierren en una parte en la que ustedes estén conmigo'", expreso sollozando.

En medio de la tristeza, el rostro alegre y esperanzador de la pequeña Mariana Navas, de seis años, se coló entre la multitud. Desprovista de cabello, con un tapabocas de corazones, lanzó un mensaje que enterneció a los presentes.

Le puede interesarEl rey emérito de España, Juan Carlos I, anuncia su retiro de la vida pública

Que todo esto pase y todos se curen”, sin medir los efectos que ha dejado en sí misma una leucemia que la obliga a recibir quimioterapias. Consultada sobre su futuro, sin vacilar dijo que será “enfermera” para ayudar a sus amigos.

Ya a principios de abril hicimos la denuncia pública en Naciones Unidas y responsabilizamos por este caso tan delicado al gobierno de EEUU y a los "venezolanos" irresponsables que ruegan en Washington para que se bloqueen las finanzas del Estado. #TrumpDesbloqueaVenezuela pic.twitter.com/61mUTELx9g

— Jorge Arreaza M (@jaarreaza) May 27, 2019

El dilema

Si no viajan, están condenados”, señaló enfáticamente Huníades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, tras señalar que en el país no se hace el tipo de trasplante que los niños necesitan. Además, criticó los argumentos del gobierno venezolano.

“Estos niños tienen años en la lista y el bloqueo es para personas específicas del gobierno, no para el Estado venezolano. Porque si no hay para comprar comidas y medicamentos tampoco debería haber para destinar 59 millones de euros a uniformes militares”, señaló en referencia al último anuncio de Nicolás Maduro.

Según una investigación periodística, los casi 60 millones de euros para implementos militares hubieran servido para pagar mas de 225 trasplantes en Europa.

La tesis de “bloqueo” la ha mantenido el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, en medio de la conmoción por la muerte de los infantes. Insiste en consecuencias negativas de las sanciones, pero además acusa a los medios de comunicación de mentir.

La oposición salió al paso a los argumentos, por intermedio de Carlos Vecchio, embajador del gobierno interino de Juan Guaidó ante Estados unidos, quien acusó a Arreaza de “manipulador”.

1. @jaarreaza tu bajeza no tiene nombre en un tema tan delicado con muerte d niños. Eres manipulador. Las propias facturas q colocas claramente indican q son deudas d 2018 cuando no había sanciones sobre PDVSA. Muestra más bien q ustedes no pagaban a tiempo. Se roban los reales pic.twitter.com/c5y97xhHCl

— CARLOS VECCHIO (@carlosvecchio) May 27, 2019

En medio de la diatriba política, la llamada población vulnerable sigue pagando las consecuencias de una crisis inédita en Venezuela. El fallecimiento de estos cuatro niños le ha puesto rostro a una de las tantas aristas de la complicada situación, que convalida las ultimas cifras de la ONU: “Más de 7 millones de venezolanos necesitan ayuda humanitaria”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido