Cargando contenido

El gobierno de Nicolas Maduro había suspendido relaciones para frenar el contrabando

 Cientos de venezolanos afectados protestan por suspensión de aerolínea Copa
Cientos de venezolanos afectados protestan por suspensión de aerolínea Copa
AFP

El vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, anunció que el gobierno de Nicolás Maduro "normalizará" las conexiones aéreas y marítimas con las islas caribeñas de Aruba, Curazao y Bonaire, suspendidas desde hace tres meses.
 
El Aissami afirmó que fortalecerán las relaciones bilaterales en materia comercial, turística, energética, y financiera. "A partir de hoy tomaremos todos los mecanismos necesarios para regularizar y normalizar las comunicaciones aéreas y marítimas" con las islas, dijo El Aissami tras una reunión en Caracas con el ministro de Exteriores de los Países Bajos, Stef Blok.
 
El vicepresidente aseguró que en la cita con Blok también se acordó mantener "una comunicación permanente" entre Venezuela y los Países Bajos.
 
Queremos "una relación de respeto, reciprocidad y no injerencia. Un acuerdo de cooperación entre los gobiernos (...). Todo lo que necesiten las islas van a tener el apoyo de Venezuela", expresó el funcionario.
 
Maduro ordenó el 5 de enero último la "suspensión de todo tipo de tráfico aéreo y marítimo, así como cualquier intercambio comercial con Aruba, Curazao y Bonaire" por 72 horas, para frenar supuestas mafias de contrabando. Pero la medida se extendió por tiempo indefinido el 9 de enero.
 
El pasado 19 de diciembre el mandatario adelantó que tomaría esa decisión porque "mafias" se llevan "el aceite, los cauchos (llantas), el champú, la comida", hacia el Caribe y las ciudades fronterizas colombianas de Maicao y Cúcuta.
 
El anuncio llega después de que esta misma semana el gobierno venezolano suspendiera por tres meses prorrogables las relaciones económicas con altos funcionarios y empresas de Panamá, entre ellos la compañía aérea Copa, lo que acrecienta el aislamiento del país
 
Venezuela atraviesa una aguda crisis económica, con grave escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que podría llegar a 13.000% este año, según el FMI.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido