Los gastos incluyeron atenciones médicas o gastos funerarios de víctimas.

Carro fantasma referencial
Ingimage

Los accidentes de tránsito ocasionados por vehículos no identificados, llamados ‘carros fantasma’, o que no tenían vigente el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) le costaron al sistema de salud $249.154 millones en el 2017.

La Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES) confirmó que con el 92% de esos recursos se pagaron atenciones médicas en clínicas y hospitales el país, mientras que el 8% fue para reconocer las indemnizaciones y gastos funerarios de las víctimas mortales.

Carlos Mario Ramírez, director general de la entidad, afirmó que “a hospitales, clínicas y centros médicos que atendieron a las víctimas de carros no asegurados o que huyeron, les tuvimos que pagar $230.000 millones. Los otros $19.113 millones se pagaron en gastos funerarios e indemnizaciones a los familiares de las víctimas mortales en estos siniestros”.

El monto girado en el año anterior correspondió a 230.569 reclamaciones por gastos hospitalarios, funerarios e indemnizaciones de personas heridas o fallecidas en accidentes de tránsito, donde no hubo póliza de respaldo.

Las mayores reclamaciones por víctimas de ‘carros fantasma’ se registraron en departamentos como Atlántico, Córdoba, Bogotá y Valle.

“El SOAT tiene un comportamiento ascendente en relación con las motos desde hace varios años, pero las primas que se recaudan por las motos no son suficientes para el gasto que ellas causan, este es el tema más preocupante”, señaló Carlos Ramírez.

Agregó que Fasecolda ha señalado que “1 de cada 3 vehículos que circula en el país no ha pagado su Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, lo que implicaría que si se accidentan, los gastos se deben costear con recursos públicos”.  

Encuentre más contenidos

Fin del contenido