Cargando contenido

El joven de 23 años fue detenido tras ser señalado de cometer actos sexuales abusivos contra una bebé de 19 meses.

Bebé
El hecho se registró en Puerto Colombia.
Foto: Ingimage

El abogado Juan Francisco Navarrete, representante de los familiares de una bebé de 19 meses que fue víctima de actos sexuales por parte del hijo de un funcionario de la Misión de Verificación de la ONU en hechos ocurridos en el norte de Bogotá, pide drásticas sanciones para este joven.

El hijo del funcionario de la ONU fue detenido el martes 6 de marzo por haber presuntamente agredido sexualmente a una bebé de 19 meses en un conjunto residencial de la localidad de Chapinero, en Bogotá.

En entrevista con RCN Radio, Juan Francisco Navarrete aseguró que las actitudes morbosas del joven de 21 años habían sido denunciadas anteriormente en el edificio.

"El caso como públicamente se ha conocido, tiene que ver con este joven de 21 años quien intentó acceder a la bebé de nuestros clientes en las áreas comunes de la copropiedad y la niñera por fortuna, no estaba lo suficientemente lejos y se pudo evitar este acto lamentable", dijo.

Indicó que el joven fue sorprendido "en un salón con la menor y un niño de 7 años de la misma familia... este hombre exhibe sus partes íntimas a la menor e intenta llevarla hasta sus partes íntimas y la niñera reacciona y evita que esto pueda culminar".
 

Agregó que de hecho, Bolger ya había sido sorprendido en otra ocasión en un baño de las áreas comunes "con una actitud morbosa de manipulación de sus genitales (...) el personal del edificio estaba pendiente".

El abogado aseguró que Christoper Bolger no puede gozar en este caso de ningún tipo de inmunidad diplomática para evadir las acciones de la justicia.

Con respecto a la pena que podría enfrentar el joven, el abogado Navarrete dijo que teniendo en cuenta de que se trata de los delitos de acto sexual e intento de acceso carnal, la condena sería de más de nueve años de prisión.

"En cualquiera de los escenarios legales está por encima de los nueve años. Lo menos que hay es un acto sexual abusivo... pero nosotros creemos que aquí estábamos en camino de un acceso carnal porque la conducta estaba claramente dirigida a consumarse de esa forma", manifestó.

Igualmente, sostuvo que en este caso el joven no podría justificar la grave acción cometida contra la menor bajo el argumento que padece trastornos mentales, ya que no se advirtió por parte de sus familiares, ningún tipo de riesgo de vivir en comunidad.

"Hubo en principio algunas dificultades e intentaron sacar a este joven en una ambulancia, pero los residentes de la copropiedad no permitieron esta situación", señaló.

En ese mismo sentido, agregó que "se ha planteado que este muchacho tiene trastornos mentales. Nosotros consideramos que este tema tiene que ser decidido desde peritos ante el juez", expresó.

Añadió que "lo que si le queda a uno la duda, es si este muchacho tiene ese trastorno mental que claramente han manifestado supuestamente de tiempo atrás, cómo permitieron que estuviera en una comunidad donde hay menores expuestos sin advertir o tener el cuidado debido".

Finalmente, ante las pruebas a las que deberá someterse el joven para determinar si en efecto padece trastornos mentales, el abogado Juan Francisco Navarrete indicó que lo mínimo que debe existir es una restricción, con la intención de que este joven no pueda causar algún daño en la comunidad, como el que por fortuna se pudo evitar con la bebé.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido