Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Una joven víctima de violencia sexual
Una joven víctima de violencia sexual
Ingimage (Referencia)

La Fiscalía General,  la Dijin de la Policía Nacional y la Guardia Civil Española capturaron a seis personas señaladas de integrar una red de trata de personas que reclutaba a jóvenes reclutadas en Valle del Cauca y en otros departamentos del centro y occidente del país para someterlas a explotación sexual en Europa.

De acuerdo con las autoridades, esta estructura criminal se aprovechaba de las difíciles condiciones económicas de jóvenes colombianas para ofrecerles trabajos en España que, en realidad, eran actividades de explotación sexual comercial en ese país.

La Fiscalía desmanteló esta red de trata de personas gracias a las declaraciones entregadas por una colombiana, quien escapó del encierro, el trato inhumano y los vejámenes a los que era sometida por la cerebro de la organización identificada como Flor Herminda Mantilla Lindado, una ciudadana colombo - española conocida en Europa como ‘La Madame’.

Leer también: Desmantelan red de explotación sexual en cuatro ciudades del país.

Los otros cinco capturados son: Andrés Felipe Sanchez, Jésica Páramo, Odalis Leyva Quintero y Saida Raish Cantillo.  Uno de los clientes de esta estructura criminal y visitante asiduo de un lugar llamado ‘La Casita Roja’ en Alicante (España), atendió el llamado de la mujer y denunció las condiciones de esclavitud sexual que soportaban las jóvenes colombianas.

Familia al servicio de la explotación

Los testimonios y pruebas recolectadas por los investigadores permitieron establecer en uno de los casos que Jésica Páramo Castellanos, supuestamente, aprovechó las dificultades económicas de la víctima, le ofreció una oportunidad de ganar dinero y así salir de la crisis financiera que afrontaba en Palmira (Valle del Cauca).

También puede leer: Capturan a familiares de ‘La Madame’ por explotación sexual de menores.

Con ese propósito, Páramo relacionó a la víctima con su suegro, Raúl Holguín, quien le propuso un falso trabajo como camarera en un restaurante en España, con una remuneración mínima de 800 euros mensuales más propinas.

Sin embargo, Holguín y su hijastro, Andrés Felipe Sánchez Blandón, citaron a la víctima en una casa y le entregaron dinero para los gastos del viaje, le brindaron ayuda para la compra de su maleta y para los trámites relacionados con el pasaporte.

Asimismo, Mónica Blandón, sobrina política de Raúl Holguín, fue a quien la organización designó para acompañar a la mujer en su desplazamiento a Medellín, Antioquia y de allí con destino final a Madrid (España). 

Una vez en España, las víctimas de explotación sexual eran llevadas a Albacete o Alicante donde, al parecer, Flor Herminda Mantilla, alias La Madame, tenía las sedes de su negocio ilegal.

Las jóvenes colombianas eran recibidas por La Madame, junto con la ciudadana española, Carmen Jiménez Pérez; la administradora del lugar, Odalis Leyva Quintero (cubana); y Saida Raish Cantillo (colombiana). 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.