Cargando contenido

Después de 33 años los familiares del administrador de la cafetería del Palacio piden respuestas.

Toma y retoma del Palacio de Justicia
Toma y retoma del Palacio de Justicia.
AFP

Después de 33 años de los luctuosos hechos del Holocausto del Palacio de Justicia, los familiares de Carlos Augusto Rodríguez Vera, el administrador de la cafetería, tienen solamente una certeza: salió con vida de la edificación y fue desaparecido.

Han estado tres décadas buscando la verdad en todas partes y lo principal, conocer la respuesta a una pregunta que ha rondado sus cabezas sin parar: ¿por qué lo desaparecieron?

Lea además: Medicina Legal no niega la existencia de los desaparecidos del Palacio de Justicia

Viendo la transmisión de la operación de recuperación del Palacio de Justicia, Cecilia Cabrera Guerra –esposa de Carlos Augusto- vio salir a su esposo, vistiendo un saco azul y un pantalón claro, en compañía de varios militares.

La imagen le dio tranquilidad. Era su esposo, estaba bien pese a todo lo que estaba pasando, y lo más importante, estaba con vida. Enrique Alfonso Gutiérrez veía la misma transmisión y supo de inmediato que el hombre que salía era su hijo Carlos Augusto.

Con esta confianza se dirigieron hasta el centro de Bogotá para preguntar por el paradero del administrador de la cafetería, sin embargo, no obtuvieron ningún tipo de respuesta satisfactoria y regresaron su casa a esperar que llegara o al menos tener una llamada sobre su paradero.

Lea también: Fiscalía aclara: Todavía hay cinco desaparecidos de la toma del Palacio de Justicia

Nada de esto pasó, parecía que a Carlos Augusto, de 29 años de edad, se lo había tragado la tierra. Los familiares de Carlos Augusto empezaron a recibir una serie de llamadas en las que un “anónimo” les aseguraba que estaba siendo torturado en el Cantón Norte de Bogotá.

Motivados por los detalles que le entregaba esa fuente anónima se dirigieron a esa guarnición militar para obtener una respuesta, sin embargo, solamente recibieron un “no” por parte de los uniformados que allí se encontraban.

Decidieron entonces ir al Instituto de Medicina Legal, donde revisaron los cadáveres que allí se encontraban. También recorrieron hospitales y clínicas, a las oficinas de la Policía Nacional, al Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y las instalaciones del F-2.

Pasaron los días y la familia y las llamadas seguían, pero esta vez para advertirles que dejaran de seguir buscando. Era una mezcla de sentimientos, la incertidumbre por saber el paradero de Carlos Augusto y el temor que dejaban estas intimidaciones.

Lea además: La polémica detrás del informe de desaparecidos en el Palacio de Justicia

Cerca de 20 años después, unos videos hallados le confirmaron a la familia de Carlos Augusto que en efecto él había salido con vida. No era una ilusión o un error de percepción, en todas las imágenes aparecía él saliendo en compañía de los militares hacía la Casa Museo del Florero, el lugar en el que se había improvisado el centro de control de la operación de recuperación.

En las grabaciones halladas en una inspección a la casa del excomandante de la Escuela de Caballería, coronel (r) Luis Alfonso Plazas Vega; en una investigación que realizó la Procuraduría General en las guarniciones militares y un especial periodístico de la Televisión Española (TVE), aparecía Carlos Augusto Rodríguez salir con vida.

En los últimos años se conocieron declaraciones de militares y rehenes del Palacio que reconocieron a Carlos Augusto Rodríguez como una de las personas “seleccionadas” dentro de la Casa del Florero para ser sometidos a un interrogatorio al considerar que había tenido relación con la toma ejecutada por el M-19.

Lea también: "Es vergonzoso decir que no hubo desaparecidos en el Palacio", defensa de las víctimas

Su nombre fue la base de la demanda presentada en contra el Estado colombiano por las omisiones que se presentaron para obtener verdad, justicia y reparación. Para el organismo internacional, el Estado es responsable de las desapariciones forzadas y el ocultamiento de la verdad en este caso.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido