Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Carlos Mattos, expresidente de Hyundai en Colombia
Carlos Mattos, expresidente de Hyundai en Colombia
Foto: Colprensa

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá rechazó la petición para anular uno de los procesos judiciales que se adelantan contra el empresario Carlos Mattos por el denominado caso Hyundai. En su determinación, el magistrado consideró que no es el momento para radicar este tipo de solicitudes.

"La petición no solamente es inoportuna sino que pretende revivir etapas procesales ya superadas porque la defensa intenta no que la Fiscalía descubra elementos enunciados sino que descubra otros que tuvo en cuenta para demostrar la responsabilidad el acusado en un proceso diferente al que aquí ocupa la atención", precisó el magistrado quien se abstuvo de evaluar de fondo la solicitud. .

Debido a esto consideró que la petición hecha por la defensa de Mattos es "improcedente". En este sentido le hizo un llamado de atención al juez del caso al considerar que las peticiones de nulidad se deben hacer en la acusación y no en las preparatorias. "Menos por indebido descubrimiento cuando se presupone que es la audiencia preparatoria que se realiza la 

Recordó que la misma Corte Suprema se ha pronunciado en repetidas oportunidades que las nulidades planteadas durante las audiencias preparatorias deben ser rechazadas puesto que no es el momento procesal para ello. 

 

"Debe llamarse la atención a las partes intervinientes en punto de los principios que rigen la actuación como los de lealtad y buena fe que imponen evitar dilaciones injustificadas y la interposición de recursos del todo improcedentes que dan al traste con los fines del proceso", precisó. 

Mattos, quien fue extraditado desde España la semana anterior enfrenta en Colombia dos procesos penales por pagar millonarios sobornos para resultar beneficiado con una medida cautelar que le permitiera a su empresa seguir comercializando vehículos de la marca coreana Hyundai.

Para lograr su plan sobornó a funcionarios y trabajadores de la Rama Judicial para que su tutela fuera direccionada al juzgado sexto penal municipal de Bogotá, alterando así el sistema de repartición.

El juez -quien ya fue sancionado disciplinariamente por estos hechos- falló en tiempo récord la acción judicial. Mattos igualmente le envió 100 millones de pesos a la jueza 16 civil de Bogotá que dejó en firme la medida cautelar.  

En la actualidad se encuentra privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.